Tecnología

Brazo robótico Chino, con forma de serpiente, para el espacio

Este brazo robótico chino ha sido desarrollado por el Instituto de Óptica, Mecánica Fina y Física de Changchun. Mide 1,5 metros de largo y tiene nueve segmentos. Cada parte funciona de manera independiente.

Las uniones entre los segmentos pueden torcerse y rotar ampliamente. Esto permite que el robot se desplace a través de un entorno complejo para llegar a un rincón inaccesible de una estación espacial o satélite.

Brazo robótico

Hacer reparaciones en un entorno espacial complejo cuesta una gran cantidad de recursos humanos y materiales. El manipulador hiperredundante modular es una solución eficaz a este problema”, dijo el equipo dirigido por el profesor Xu Zhenbang, del laboratorio clave para la fabricación en órbita y la integración del sistema de óptica espacial en el Instituto de Óptica, Mecánica Fina y Física de Changchun en un artículo publicado en la revista nacional revisada por pares Robot.

También puedes leer: China quiere una misión tripulada a la luna en 2027

Los robots con forma de serpiente ya se usan para inspeccionar cables submarinos y otras tareas pero, debido a los desafíos de ingeniería, no hay informes de su uso en el espacio.

En el brazo robótico desarrollado por el Instituto Changchun, por ejemplo, cada segmento es técnicamente un robot independiente, cada uno con motores, transmisión, un procesador y sensores de alta precisión en su interior.

El desafío de la construcción del brazo robótico:

Los investigadores dijeron que empaquetar los componentes en un espacio limitado y bajo múltiples capas de protección no fue fácil.

Otro desafío fue construir una articulación que fuera fuerte y flexible. El equipo de Xu ideó un diseño único que podría aumentar el par de un motor eléctrico más de 3000 veces.

Cada segmento necesitaba comunicarse con otros segmentos, compartir poder y coordinar cada movimiento para completar una tarea, lo que requería la ayuda de tecnología de inteligencia artificial de vanguardia, según los investigadores.

El equipo de Xu dijo que había probado el robot serpiente en tareas simuladas sobre el terreno, incluida la exploración de territorio desconocido. El robot tuvo que identificar huecos, entrar en un espacio estrecho y ajustar los segmentos de su cuerpo rápidamente para evitar el contacto con obstáculos mientras avanzaba.

A pesar de su fuerza, el robot podría escribir letras en una pizarra con tiza o empujar un globo de fiesta de manera segura.

Xu dijo que mejorarían aún más el robot antes de que fuera al espacio. Algunos componentes hechos de aleación metálica, por ejemplo, se actualizarían a fibra de carbono para reducir el peso.

La máquina ha usado algunos motores eléctricos de Suiza, microprocesadores de Texas Instruments de los EE.UU. y cajas de cambios procedentes de Japón.

Los investigadores no dijeron si reemplazarán estas partes, pero china generalmente requiere que los componentes críticos se fabriquen allí. Esto es para reducir los riesgos de seguridad y sanción.

Un científico espacial dijo que el robot era lo suficientemente fuerte como para aplastar un pequeño satélite como «una pitón estrangula a su presa«.

Pero un investigador, que pidió no ser identificado debido a la delicadeza del tema, comentó en una revista de acceso público que China no tenía planes de usarla como arma.

Vía: South China Morning Post

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba