Ciencia

Descubren «el camino a la Atlántida» a 1.000 metros de profundidad [VÍDEO]

Después de que una expedición científica publicara un video de lo que se parece mucho a un camino de ladrillos en el lecho marino, el New York Post preguntó: «¿Han encontrado los investigadores una carretera a la ciudad perdida de la Atlántida?» No lo han hecho, pero este camino de ladrillos que encontraron es un fenómeno natural relacionado con los volcanes submarinos.

La formación fue descubierta por investigadores a bordo del E/V Nautilus mientras pilotaban un submarino operado a distancia en el monte Nootka en el Océano Pacífico, al noroeste de Hawái. Después de recolectar muestras de rocas con los brazos mecánicos del ROV, los científicos descendieron a una profundidad de más de 1.029 metros, y fue entonces cuando vieron la inusual estructura geométrica.

El equipo quedó absolutamente desconcertado por el avistamiento. “¿Un camino de baldosas amarillas?” sugiere uno de ellos en la narración en tiempo real del vídeo. “¡Es el camino a la Atlántida!”, bromea otro.

A continuación el vídeo con lo que parece el camino a la Atlántida:

En realidad, el “camino” es roca de hialoclastita, según una hoja informativa de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y el Ocean Exploration Trust . Este tipo de roca se forma a partir de la lava de erupciones volcánicas de alta energía, que se enfría rápidamente al entrar en contacto con el agua del océano. El equipo, que originalmente sospechó que eran los restos del lecho seco de un lago, cree que la tensión del rápido proceso de enfriamiento podría ser el origen de las grietas de 90 grados que le dan al depósito de rocas su apariencia de ladrillo.

También puedes leer: Curiosity descubre una puerta en Marte [VÍDEO]

En el momento en que el equipo vio la formación rocosa, el E/V Nautilus estaba en una expedición financiada por la NOAA en el Monumento Nacional Marino de Papahānaumokuākea, una extensión de mar abierto salpicada por algunas islas, arrecifes y atolones. Los científicos a bordo del barco estaban investigando la biodiversidad de los puntos calientes submarinos y recolectando muestras de rocas del fondo del océano.

Nautilus concluyó la expedición en el Monumento Nacional Marino de Papahānaumokuākea a principios de este mes y ahora se embarca en la expedición de Integración de Tecnología del Instituto Cooperativo de Exploración Oceánica , durante la cual los científicos probarán formas de explorar el océano sin intervención humana.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba