Tecnología

El gigantesco túnel chino contra la sequía [VÍDEO]

El proyecto que acaba de presentar China consiste en un túnel para transportar agua desde la Presa de las Tres Gargantas que enlazará con un canal a cielo abierto hasta la capital Pekín. Forma parte de los planes para impulsar la producción de alimentos y la economía.

Y es que, los recursos hídricos de China están distribuidos de manera muy desigual. Mientras el este y el sur del país nadan en la abundancia del líquido elemento y sufren inundaciones con frecuencia, el oeste y norte ve limitado el desarrollo económico y la producción de alimentos.

Mayor túnel hidráulico

«El Túnel Yinjiangbuhan establecerá una conexión física entre dos infraestructuras importantes en China, la Presa de las Tres Gargantas y el Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte», según comentó Niu Xinqiang, presidente del Instituto de Estudios, Planificación, Diseño e Investigación de Changjiang, en la ceremonia de inicio del proyecto. Comenzando por el primer tramo, el Proyecto de Desvío se dividió en de 3 canales independientes que comenzaron a construirse en 2002.

Actualmente, tan solo 2 de ellos se encuentran terminados —el Central y el Oriental—, mientras que al Occidental todavía le quedan años de obras por delante. Según CGTN, 120 millones de personas ya se proveen de agua proveniente de los dos canales finalizados y aproximadamente el 70% del agua consumida en Pekín la sirve el canal Central.

También puedes leer: El avión con el objetivo de volar entre Tokio y Los Ángeles en una hora y más noticias [VÍDEO]

A excepción del último tramo, el canal Central discurre a cielo abierto durante 1.400 kilómetros y será que el transporte toda el agua que el Túnel Yinjiangbuhan acarree desde la Presa de las Tres Gargantas. También supone uno de los retos de ingeniería civil más importantes de los últimos años dada la complejidad del trazado y los requerimientos planteados por las autoridades chinas.

El túnel tendrá una longitud de 195,8 kilómetros con una profundidad que en algunos lugares alcanza los 1.000 metros. Un enorme desafío que deja muy atrás el túnel hidráulico más grande del mundo que se encuentra en Finlandia con 120 kilómetros de longitud y 130 metros de profundidad.

La construcción necesitará unos 9 años y la inversión total ascenderá a unos 8.700 millones de euros, según los datos aportados por la cadena estatal CCTV. Muy lejos de los 71.000 millones que China ha ido invirtiendo en el Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte.

La nueva infraestructura de desvío de agua podría convertir unos 750.000 kilómetros cuadrados de tierra estéril —un área más grande que todo Chile— en campos aptos para el cultivo de trigo, arroz o maíz. Los proyectos costarán a los contribuyentes unos 9 billones de euros repartidos en los próximos 30 años para ir ejecutando las obras.

El Túnel Yinjiangbuhan no es el único megaproyecto hídrico que está llevando a cabo China. Según los cálculos de Liang Shumin, investigador de economía y desarrollo en la Academia China de Ciencias Agrícolas, la longitud total de los túneles y canales en construcción o previsto para el desvío de agua en China podría alcanzar los 20.000 kilómetros, aproximadamente la distancia entre Shanghái y Seattle (Estados Unidos).

En las últimas décadas, la inversión del país en grandes infraestructuras hídricas se ha multiplicado construyendo una red de canales, presas y centrales eléctricas tan compleja como extensa. Se calcula que han transportado más de 50.000 millones de metros cúbicos de agua desde el sur hacia el norte en los primeros 7 meses del año.

Versión finlandesa

El túnel de Päijänne es actualmente el más largo del mundo con el propósito de transportar agua. Discurre desde el norte de Finlandia hacia el sur con el fin de suministrar el área metropolitana de Helsinki con ciudades importantes como la propia capital, Espoo o Vantaa.

El túnel comienza en el segundo lago más grande del país y tiene un recorrido de 120 kilómetros con una profundidad que va desde los 30 a los 100 metros excavados en el lecho rocoso. Cuenta con una sección transversal de 16 metros cuadrados, suficiente como para que circule un camión, y proporcionando 10 metros cúbicos por segundo. Una gota de agua tarda aproximadamente 9 días en recorrer toda la longitud del túnel.

La construcción comenzó en 1972 y se completó en 1982 por unos 200 millones de euros. Desde entonces, se han llevado algunos trabajos de mantenimiento debido principalmente a desprendimientos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba