CienciaTecnología

🌔 Por qué y cómo COLONIZAR la LUNA [ 🎬 DOCUMENTAL ]

Colonizar la Luna, el único satélite natural de la Tierra, está presente en muchas películas y novelas de ciencia ficción: pensemos, por ejemplo, en Arthur C. Clarke, quien, antes de hacerse famoso como guionista con «2001: A Space Odyssey» junto con Stanley Kubrick, escribió «La exploración de la Luna», una de las primeras novelas en proponer la construcción de una base lunar con criterios científicos, consistente en módulos inflables recubiertos de regolito para aislarlos y proteger a los ocupantes de la radiación.

Clarke también describe la construcción de cúpulas cada vez más grandes, de un generador de aire basado en algas, de un reactor nuclear para la generación de energía, de cañones electromagnéticos capaces de lanzar al espacio el material a transferir a las naves espaciales en una órbita cislunar halo casi rectilínea, es decir, un tipo de órbita lunar con perilunio (el punto de la órbita más cercano a la Luna) a 3000 kilómetros de la superficie lunar y apolunio (el punto de la órbita más alejado de la Luna) a 70000 kilómetros de la Luna: estos valores minimizan los períodos en los que se pierde el contacto con la Tierra.

La visión de Clarke, a través de la descripción de muchos detalles, subraya algunos de los problemas que debe enfrentar una guarnición estable en la Luna, y que discutiremos en este video.

El documental:

Por qué y cómo COLONIZAR la LUNA:

Ahora veamos cuáles son los problemas y las perspectivas reales de esta increíble aventura en la actualidad.
El primer problema a enfrentar para colonizar la Luna es identificar un sitio adecuado, que debe tener las siguientes características:
– Terreno suficientemente regular para permitir operaciones de transporte en superficie, aterrizaje y despegue de naves espaciales lunares
– Una zona potencialmente interesante desde el punto de vista científico para facilitar las actividades de estudio sin peligrosos desplazamientos largos
– Máxima disponibilidad posible de recursos naturales como agua, hidrógeno, helio, oxígeno y minerales de interés industrial como los óxidos de hierro.
Estas características se pueden encontrar en varias áreas lunares, pero todos los análisis sugieren que también se deben considerar cuidadosamente las regiones polares.
– En primer lugar, existe evidencia de la presencia de hielo de agua, especialmente en el fondo de los cráteres que nunca son alcanzados por la luz solar.
– Luego, ten en cuenta que, debido a la inclinación del eje sobre el que gira la Tierra, en latitudes superiores o al menos iguales a las de los círculos polares (norte o sur), el Sol puede permanecer sobre el horizonte incluso durante toda la noche, por períodos variables hasta un máximo de seis meses, dependiendo de la mayor o menor proximidad al polo geográfico? Se deduce que durante estos períodos las regiones polares reciben luz solar por más tiempo continuo que las zonas ecuatoriales.
– Algo similar sucede también en la Luna: esto haría posible la producción de energía fotovoltaica para soportar otras formas de producción (reactores nucleares y pilas de combustible); gracias a la posición geográfica, las temperaturas deberían ser más estables.
– Sin embargo, las regiones ecuatoriales lunares no fueron completamente excluidas de las evaluaciones. Algunos aspectos ventajosos podrían contrarrestar los negativos: por ejemplo, las observaciones espectroscópicas han revelado una buena abundancia de helio 3 (raro en la Tierra) que podría volverse esencial si se desarrolla una tecnología que permita la fusión nuclear controlada.
– Además, la mayor velocidad de rotación de la zona ecuatorial y sobre todo el hecho de que el ecuador lunar esté ligeramente inclinado con respecto a la eclíptica harían más ventajosos los despegues en esas latitudes y las consiguientes rutas translunares y terrestres.
Actualmente se estudian diversas hipótesis de bases lunares, tanto superficiales como subterráneas; en cualquier caso deben estar diseñadas para proteger a los astronautas de la radiación, ya que la Luna no tiene un campo magnético global.
Algunas hipótesis incluyen, por ejemplo, la instalación de iglús superficiales recubiertos con una capa de regolito (el polvo que cubre la superficie lunar) de varios decímetros de espesor; otros ubican las bases en el fondo de cráteres, en barrancos similares a cuevas o en túneles a excavar en el subsuelo.
Pero este último paso puede que ni siquiera sea necesario, ya que en la Luna ya existen cavidades naturales potencialmente adecuadas para albergar estructuras habitables: los túneles de lava. ¿De qué se trata? Las erupciones volcánicas muy antiguas han creado en el subsuelo verdaderos conductos excavados por la lava, en algunos casos de inmenso tamaño.
Los túneles de lava son ideales para un asentamiento, porque están protegidos de la radiación y los meteoritos, son estructuras extremadamente sólidas y garantizan una excursión térmica limitada con una temperatura media que podría rondar los -23 grados centígrados, que se puede contrarrestar con calentadores.
Seguramente la vida sería subterránea, lejos de cualquier fuente de luz natural y sin el espectáculo del cielo estrellado y la Tierra saliendo en el horizonte, pero una tecnología de vivienda acogedora podría limitar las molestias. ¿Cómo te sentirías al vivir en una de estas bases, quizás durante períodos muy largos? ¡Escríbelo en los comentarios!
En los túneles de lava, o en cualquier caso subterráneos, se podrían colocar módulos relativamente simples, por ejemplo con estructura de panal, más fáciles de fabricar que las estructuras de superficie, que deberían estar convenientemente blindadas.
Pero sin duda son las bases de superficie las que han despertado la imaginación de diseñadores y científicos. Los hábitats propuestos van desde las bodegas de los vehículos de aterrizaje convenientemente modificadas, hasta sus tanques de combustible vaciados, desde módulos inflables de todas las formas, hasta estructuras prefabricadas para montar.
El regolito, compuesto esencialmente por una mezcla de compuestos de silicio y hierro, podría fundirse en caliente para producir un revestimiento de vidrio supuestamente muy resistente y bastante resistente a la radiación. La Agencia Espacial Europea está experimentando con la construcción de ladrillos de regolito reales, aprovechando una cantera de material llamada AEC-1, muy similar al regolito lunar.
En 2013, se publicó un estudio que teorizó el uso de una impresora 3D especial capaz de utilizar regolito lunar como material para producir estructuras de soporte externas que encierren hábitats inflables.
Según el estudio, esta solución reduciría drásticamente la cantidad de material de construcción a transportar a la Luna: sería suficiente mezclar el regolito con óxido de magnesio para crear un nuevo material fluido que, una vez solidificado, sería completamente similar a la piedra.
Además de las bases subterráneas y de superficie, también está surgiendo la hipótesis de una base lunar internacional en órbita alrededor de la Luna, a la que contribuirían varias agencias espaciales: la Lunar Orbital Platform-Gateway. Según el proyecto, debería constar de 7 módulos más un brazo robótico suministrado por Canadá, alcanzando 125 m³ de espacio habitable:
– Power and Propulsion Element (PPE) es un módulo con un peso de 8 a 8 toneladas diseñado para producir 50 kilovatios de electricidad a través de paneles fotovoltaicos y proporcionar propulsión iónica. El 23 de mayo de 2019 se anunció la asignación de la construcción a Maxar Technologies y constituirá el primer módulo de la estación.
– European System Providing Refueling, Infrastructure and Telecommunications (ESPRIT) contribuirá al almacenamiento de xenón e hidracina, además de proporcionar un punto de atraque para cualquier carga. Será diseñado en paralelo por Airbus y Thales Alenia Space.
– Habitation and Logistics Outpost (HALO), fabricado en Estados Unidos, proporcionará espacio adicional y formará el módulo de alojamiento inicial, lo que dará lugar a 55 metros cúbicos de espacio habitable. Se basará en una nave espacial Cygnus, con las adiciones de radiadores, antenas, baterías y puntos de atraque, proporcionando apoyo a la tripulación durante al menos un mes.
La construcción del módulo se encargó en julio de 2019 a Northrop Grumman, que, para la producción del Cygnus, colabora con Thales Alenia Space, operando en las secciones presurizadas.
– International Habitation Module (I-HAB) forma parte del módulo de habitación durante las misiones tripuladas y es un punto de atraque para otros módulos. Tiene una forma cilíndrica con la adición de cuatro puertas, dos en eje y dos radiales, y para la ausencia de residuos espaciales en la zona cislunar, son suficientes paredes menos gruesas.
En el interior habrá dormitorios, cocina y un gimnasio. Será diseñado en paralelo por Airbus y Thales Alenia Space. En la conferencia ministerial de la ESA en Sevilla, se adjudicó un pedido de 327 millones de euros para el módulo, de los cuales 137 millones para devoluciones italianas.
– Módulos de la Habitación de los Estados Unidos: forman la parte estadounidense del módulo de vivienda de la estación, alcanzando los 125 metros cúbicos de espacio habitable.
– Los módulos logísticos de la pasarela se utilizarán como módulos de repostaje. El proyecto prevé una capacidad de carga presurizada de 5 toneladas y 2,6 toneladas no presurizada, para un total de 7,6 toneladas (en comparación con los 3,5 toneladas de la Cygnus y los 9 toneladas del ATV).
– El módulo de esclusa de la pasarela actuará como esclusa de aire para cualquier paseo espacial y será proporcionado por Rusia.
Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué colonizar la Luna?
Una de las razones más importantes es sin duda la lluvia tecnológica, es decir, las aplicaciones derivadas de las misiones espaciales que utilizamos en la vida cotidiana; ¡piensa que las misiones Apolo han producido más de 160.000 productos tecnológicos! Veamos un breve resumen:
– Termómetro infrarrojo de oído: Diatek Corporation y la NASA desarrollaron un termómetro de oído que mide la radiación térmica emitida por el tímpano utilizando el mismo principio que se utiliza para evaluar la temperatura de las estrellas y los planetas.
– Miembros artificiales: el desarrollo de la robótica vinculada a los equipos de manipulación en el espacio (por ejemplo, el Canadarm del Transbordador Espacial) y la creación de materiales de bajo coste han permitido importantes progresos en el campo de las prótesis de miembros activos.
– Alúmina policristalina translúcida: nacida como revestimiento protector de antenas infrarrojas para detectar la posición de los cohetes a través del trazo de calor, se utiliza ahora en odontología como revestimiento para dientes frágiles y para fabricar placas invisibles para aparatos dentales.
РLentes antirrayaduras: el revestimiento especial que hace que las lentes de nuestras gafas sean resistentes a los ara̱azos fue creado para proteger las viseras de los cascos de los astronautas.
– Asistencia ventricular izquierda (LVAD): los ingenieros de la NASA diseñaron turbopumpas para el motor del Apolo. Esta tecnología ha dado lugar a un dispositivo médico capaz de ayudar a los pacientes con insuficiencia cardíaca mientras esperan el trasplante.
– Diodos emisores de luz (LED) médicos: creados como emisores de luz en experimentos de estimulación del crecimiento de plantas en el espacio, este tipo de diodos de alta intensidad fueron utilizados por Quantum Devices Inc., bajo licencia de la NASA, para fabricar equipos de radiación para el tratamiento localizado del dolor articular y muscular.
– Prendas de control térmico: la tecnología Micro Climate se utiliza en la prenda Liquid Colled Garment, la prenda que los astronautas llevan debajo de los trajes presurizados para garantizar el confort térmico gracias a un sistema de tubos en los que circula un fluido intercambiador de calor alimentado por una minibomba de batería.
Life Support Systems Inc. ha creado ropa para pacientes inmovilizados, como los niños con displasia ectodérmica. Estos niños se sobrecalientan rápidamente debido a anomalías en las glándulas sudoríparas y sufren una serie de graves dolencias relacionadas.
El producto LSSI contribuye significativamente a evitar el choque térmico y otras complicaciones. El mismo principio también se ha aplicado a la ropa técnica para bomberos y otros trabajadores expuestos a fuertes fuentes de calor.
– Manta isotérmica: las mantas aluminizadas que suelen encontrarse en los botiquines de primeros auxilios fueron inventadas en 1964 por la NASA como revestimiento térmico para naves espaciales (por ejemplo, el módulo lunar Apolo). Consisten en una fina lámina de plástico (normalmente PET) recubierta de un material metálico que refleja hasta el 75% del calor irradiado.
– Dispositivos de lucha contra incendios: la NASA ha otorgado concesiones para producir sistemas de respiración de alta tecnología utilizados por los bomberos y conexiones de radio resistentes a las llamas. Este equipo diseñado por la NASA es mucho más seguro y ligero que sus predecesores, lo que garantiza una mejor movilidad y visión para los bomberos.
– Proceso de congelación/secado: de cara a las misiones de larga duración, la NASA ha realizado una amplia investigación sobre los alimentos. Una de las técnicas adoptadas y mejoradas fue la de congelación/secado de alimentos desarrollada en 1938 por Nestlé. Los alimentos se cocinan, se congelan y luego se calientan lentamente en una cámara de vacío para eliminar los cristales de hielo.
El producto final conserva el 98% de su valor nutricional y pesa mucho menos, hasta el 20% de su peso original. Hoy en día, este proceso permite servir comidas de calidad en situaciones de emergencia, pero también comercializar productos que antes eran imposibles de conservar.
¿Se te ocurren otras implicaciones tecnológicas? Escríbelas en los comentarios!

Te puede interesar:

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba