Ciencia

馃獝 El Planeta Misterioso [ 馃幀DOCUMENTAL ]

El planeta misterioso entre Marte y J煤piter que form贸 el cintur贸n de asteroides

El sistema solar tal como lo conocemos hoy en d铆a no siempre fue el mismo. Si mir谩ramos un libro de astronom铆a del siglo XVIII, ver铆amos que el sistema solar sol铆a tener 12 planetas y no 9 como lo hace hoy.

Pero… si planetas gaseosos como Urano y Neptuno fueron descubiertos hace poco m谩s de 200 a帽os, y algunos cuerpos m谩s peque帽os como Plut贸n y el resto de los planetas enanos fueron descubiertos hace menos de un siglo, 驴c贸mo es que hab铆a 11 planetas en el siglo XVIII? 驴Qu茅 les pas贸 a todos esos planetas?

隆Qu茅dense con nosotros para averiguarlo!

El documental:

El Planeta Misterioso:

Durante a帽os, los astr贸nomos han observado el cielo, buscando todos los objetos que nos rodean, y a veces encuentran cosas interesantes como cometas o asteroides, pero otras veces no encuentran nada de lo que estaban buscando.

Esto ha llevado a una b煤squeda implacable en varias ocasiones a lo largo de la historia de planetas que todo el mundo cre铆a que pod铆an existir pero que nunca fueron encontrados.

Uno de esos planetas fue Vulcano, un planeta hipot茅tico que supuestamente exist铆a entre el Sol y Mercurio. La existencia de este planeta fue una idea que surgi贸 de la extra帽a 贸rbita de Mercurio, pero esta idea fue descartada en el siglo XX cuando se descubri贸 que lo que estaba perturbando la 贸rbita de Mercurio no era un planeta sino la deformaci贸n del espacio-tiempo causada por la inmensa masa del sol.

Durante un tiempo, algunos astr贸nomos tambi茅n plantearon la idea de que podr铆a haber un planeta en las afueras del sistema solar que tuviera una 贸rbita de 70 millones de a帽os alrededor del sol y que, al pasar cerca del cintur贸n de Kuiper, expulsara asteroides de su 贸rbita. Causando las extinciones masivas que han ocurrido en la Tierra a lo largo de la historia; sin embargo, hasta la fecha no se ha encontrado ning煤n planeta con esas caracter铆sticas.

Otro planeta que ha sido buscado incansablemente es el misterioso Planeta 9; las observaciones indican que podr铆a haber un noveno planeta m谩s peque帽o que Neptuno y m谩s significativo que la Tierra en las afueras del sistema solar orbitando cerca de la Nube de Oort. Desafortunadamente, nuestra tecnolog铆a de observaci贸n y telescopios no son lo suficientemente potentes como para encontrar un objeto con estas caracter铆sticas, por lo que a煤n no se sabe si el Planeta 9 podr铆a existir.

Y finalmente, tenemos al protagonista de este video, el hipot茅tico quinto planeta entre Marte y J煤piter llamado Faet贸n, que fue buscado durante muchos a帽os pero nunca fue encontrado.

驴Qu茅 pas贸 con estos planetas? 驴Por qu茅 no los encontramos nunca? 驴Siguen ah铆, escondidos en la oscuridad del inmenso vac铆o del espacio? 驴C贸mo sabemos d贸nde buscar?

En el siglo XVIII, los 煤nicos planetas conocidos eran los seis m谩s cercanos al Sol: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, J煤piter y Saturno. Esto cambi贸 el 13 de marzo de 1781, cuando el astr贸nomo William Herschel anunci贸 el descubrimiento de un planeta extra帽o y distante m谩s all谩 de Saturno; este ser铆a Urano, el primer planeta descubierto por un telescopio y no por su trayectoria en el cielo, como fue el caso de los otros 6. Este descubrimiento marcar铆a un antes y un despu茅s en la b煤squeda de planetas y dar铆a lugar a una emocionante ley que supuestamente podr铆a predecir con precisi贸n la ubicaci贸n de los planetas. Esta fue la ley de Titus-Bode.

Esta ley, desarrollada por Johan Daniel Titus y utilizada posteriormente por Johann Elert Bode, propon铆a un modelo matem谩tico que, al ejecutarse considerando las unidades astron贸micas que separaban cada planeta del Sol, resultaba en una secuencia num茅rica que predec铆a con precisi贸n la distancia exacta de cada planeta con respecto al Sol, con un peque帽o margen de error.

Aunque este modelo era elegante, pocos astr贸nomos lo tomaron en serio hasta 1781, cuando William Herschel descubri贸 Urano. 驴Por qu茅? La raz贸n era que este planeta estaba situado justo donde la ley de Titus-Bode lo predec铆a. Gracias a esto, muchos astr贸nomos empezaron a considerar esta ley como fiable, ya que hab铆a conseguido predecir la posici贸n de un planeta que nunca antes se hab铆a visto, con muchos a帽os de antelaci贸n.

Sin embargo, hab铆a un problema. La ley de Titus-Bode dec铆a que hab铆a un planeta entre Marte y J煤piter, pero hasta entonces no se conoc铆a ning煤n planeta en esa regi贸n. Y, como la ley hab铆a predicho con precisi贸n el descubrimiento de Urano, los astr贸nomos de todo el mundo empezaron a buscar desesperadamente el supuesto quinto planeta entre Marte y J煤piter.

As铆 fue como comenz贸 una carrera por ser el primero en descubrirlo. La b煤squeda fue exhaustiva y no se encontr贸 nada durante m谩s de dos d茅cadas hasta que, el 1 de enero de 1801, el astr贸nomo Giuseppe Piazzi descubri贸 un peque帽o y p谩lido punto de luz movi茅ndose justo donde la ley lo predec铆a; este misterioso y difuso objeto fue bautizado como Ceres. Su descubridor, Piazzi, declar贸 que era el quinto planeta que todos buscaban.

Sin embargo, 驴era Ceres el quinto planeta que todos buscaban? Muchos astr贸nomos no estaban de acuerdo con esta afirmaci贸n, ya que al observar este objeto con un telescopio, parec铆a muy difuso. Esto significaba que era un objeto incluso m谩s peque帽o que la Luna. Aun as铆, estaba justo donde la ley de Titus-Bode lo predec铆a, as铆 que sin m谩s dilaci贸n, los libros de astronom铆a le asignaron la categor铆a de planeta y fue colocado oficialmente como el quinto planeta m谩s cercano al Sol.

En este punto de la historia, gran parte de la comunidad cient铆fica consideraba que la ley de Titus-Bode era correcta porque hab铆a predicho con precisi贸n la existencia de Urano y Ceres, pero esto no seguir铆a siendo as铆 por mucho tiempo.

La alegr铆a de Giusppe Piazzi por ser el descubridor del quinto planeta no durar铆a mucho, ya que apenas un a帽o despu茅s, en 1802, el astr贸nomo Heinrich Olbers anunciar铆a el descubrimiento de Palas, otro objeto muy similar a Ceres que tambi茅n se encontraba en la misma regi贸n. Luego, dos a帽os despu茅s, se anunciar铆a el descubrimiento de Juno, luego Astrea, luego Vesta, y poco a poco, estos peque帽os cuerpos comenzaron a ser descubiertos donde se supon铆a que hab铆a un planeta.

Pero como todos estaban en la regi贸n predicha por la ley de Titus-Bode, a todos se les concedi贸 la categor铆a de planeta y se les coloc贸 en los dibujos del sistema solar.

As铆 que, durante algunos a帽os, 隆nuestro sistema solar no tuvo m谩s ni menos que 12 planetas! Estos eran Vulcano, Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Ceres, Juno, Palas, Vesta, J煤piter, Saturno y Urano.

Sin embargo, gran parte de la comunidad astron贸mica estaba agitada, ya que estos 煤ltimos cuerpos que compart铆an 贸rbitas con Ceres eran extremadamente peque帽os comparados con el resto de los planetas. Muchos cre铆an que estos objetos no ten铆an por qu茅 tener la categor铆a de planeta, pero obviamente, sus descubridores ten铆an una opini贸n diferente.

Toda la discusi贸n se resolvi贸 el 23 de septiembre de 1846, cuando el astr贸nomo Johann Gottfried Galle descubri贸 el planeta Neptuno. 驴Por qu茅 Neptuno marc贸 la diferencia?

La raz贸n es que Neptuno era un planeta muy similar a Urano, mucho m谩s grande que los peque帽os cuerpos que se hab铆an encontrado entre Marte y J煤piter; ten铆a forma redonda, no compart铆a su 贸rbita con otros objetos y, lo m谩s importante, estaba completamente alejado de donde se supon铆a que deb铆a estar seg煤n la Ley de Titus-Bode.

Adem谩s, durante muchos a帽os, varios astr贸nomos hab铆an manifestado su descontento con esta supuesta ley, ya que los planetas exteriores, como J煤piter, Saturno y Urano, no se encontraban estrictamente donde la Ley predec铆a, y ahora, con el descubrimiento de un nuevo planeta a una distancia completamente diferente a la predicha por la ley de Titus-Bode, se confirmaba algo que muchos se negaban a rechazar. La ley de Titus-Bode no era correcta; simplemente hab铆a sido una gran coincidencia que predec铆a ligeramente la distancia de algunos planetas, pero era solo eso, una coincidencia.

As铆 que, despu茅s del descubrimiento de Neptuno, la comunidad astron贸mica descart贸 la Ley de Titus-Bode para siempre, dej谩ndonos con un problema por resolver. 驴Deber铆an Ceres y el resto de los cuerpos entre Marte y J煤piter seguir teniendo la categor铆a de planetas? Ahora que ya no hab铆a una ley que apoyara la supuesta existencia de un quinto planeta entre Marte y J煤piter, 驴qu茅 pasar铆a con estos objetos?

La respuesta fue r谩pida; inmediatamente despu茅s de rechazar la ley de Titus-Bode, todos estos objetos fueron degradados a la categor铆a de 芦asteroides禄, objetos que no eran ni planetas, ni estrellas, ni sat茅lites naturales.

Gracias a esto, la armon铆a volvi贸 brevemente al sistema solar; ahora solo hab铆a nueve planetas (Vulcano todav铆a aparec铆a en los dibujos del sistema solar) y un cintur贸n de asteroides.

Pero, 驴cu谩l era el origen de este cintur贸n de asteroides? Inicialmente se supon铆a que deb铆amos estar buscando un planeta entre Marte y J煤piter, y en cambio, lo que encontramos fueron peque帽os objetos dispersos en la misma regi贸n. 驴Cu谩l era su origen?

驴Recuerdan a Heinrich Olbers? 驴El descubridor del asteroide Palas? Despu茅s de todo lo que sucedi贸 con Neptuno y la Ley de Titus-Bode, Olbers continu贸 su investigaci贸n y elabor贸 una hip贸tesis para explicar el origen de todos los asteroides que se hab铆an encontrado.

En su hip贸tesis, Olbers propon铆a que todos estos peque帽os cuerpos eran los restos de un planeta mucho m谩s grande, enorme, que hab铆a sido destruido hace mucho tiempo; este supuesto planeta ser铆a llamado Faet贸n.

La idea de Olbers dec铆a que hace miles de millones de a帽os, entre Marte y J煤piter, hab铆a un planeta llamado Faet贸n; este planeta habr铆a tenido un di谩metro similar al de Marte y posiblemente habr铆a sido un mundo helado como Plut贸n, cubierto de hielo y con un oc茅ano bajo su superficie, como Europa, la luna helada de J煤piter.

Este planeta nunca habr铆a podido albergar vida, pero ser铆a lo suficientemente grande como para ser visitado por humanos.

Seg煤n esta hip贸tesis, es probable que en un momento particular de la historia, las inmensas fuerzas de atracci贸n gravitatoria de J煤piter arrastraron objetos para que colisionaran con el planeta Faet贸n, causando su destrucci贸n y dando as铆 origen al cintur贸n de asteroides.

Aunque esta idea suena interesante, la evidencia cient铆fica sugiere un escenario completamente diferente.

Antes de pasar a la exploraci贸n de Faet贸n, aseg煤rense de estar atentos despu茅s, si no han visto nuestro lanzamiento anterior sobre:

芦El planeta duende: La clave del Planeta 9禄

Faet贸n nunca existi贸

Aunque la idea de un quinto planeta enamor贸 a muchos astr贸nomos, despu茅s de realizar exhaustivos estudios de los materiales que compon铆an el cintur贸n de asteroides, se determin贸 que los asteroides no tienen un origen planetario, sino que son los restos de un disco de acreci贸n durante la formaci贸n del sistema solar.

Los discos de acreci贸n son discos de material que se forman alrededor de las estrellas durante la formaci贸n de planetas. Seg煤n las teor铆as m谩s aceptadas en la actualidad, durante la formaci贸n de nuestro sistema solar, hab铆a un disco de acreci贸n entre Marte y J煤piter a partir del cual podr铆a haberse creado un planeta, pero las fuerzas de marea de J煤piter lo impidieron.

Al tener una gran masa, J煤piter tiene una enorme fuerza gravitatoria de atracci贸n que influye en los planetas cercanos a 茅l. Por esta raz贸n, todo indica que durante la formaci贸n del sistema solar, la gravedad de J煤piter no permiti贸 que este disco de acreci贸n formara un planeta; en cambio, se formaron peque帽os cuerpos como Ceres.

Esta es la teor铆a m谩s aceptada en la actualidad, pero con los recientes descubrimientos en el cintur贸n de asteroides, muchos astr贸nomos est谩n comenzando a volver a esta idea.

芦El planeta Goblin: La clave del Planeta 9禄

El 30 de junio de 2016, los astr贸nomos anunciaron que hab铆an descubierto un nuevo planeta m谩s all谩 de Plut贸n. El anuncio se produjo despu茅s de a帽os de b煤squeda de este mundo elusivo, lo que habr铆a sido imposible sin la nave espacial New Horizons de la NASA.

El nuevo planeta se llama actualmente 芦El Goblin禄 por su naturaleza misteriosa y la falta de un nombre oficial todav铆a. Pero, 驴tiene algo que ver con la formaci贸n de planetas? 驴Puede este descubrimiento conducir al misterioso ‘Planeta Nueve’?

Los confines m谩s lejanos de nuestro sistema solar son oscuros y fr铆os, lo que hace que la exploraci贸n desde la Tierra sea un desaf铆o. Sin embargo, estudios diligentes est谩n revelando cada vez m谩s evidencia de un planeta grande que a煤n no hemos visto.

El Goblin, un planeta enano incre铆blemente remoto, ha sido identificado en estudios que est谩n redefiniendo los l铆mites m谩s lejanos del sistema solar. Los astr贸nomos descubrieron el hallazgo mientras buscaban el Planeta Nueve, un hipot茅tico planeta enorme que se cree que orbita mucho m谩s all谩 de Plut贸n en una misteriosa 谩rea conocida como la Nube de Oort.

El Planeta Nueve a煤n no se ha observado directamente, pero El Goblin parece estar bajo la atracci贸n gravitacional de un objeto masivo invisible, lo que da a los astr贸nomos a煤n m谩s razones para creer en la existencia del planeta 9. Hemos estado buscando evidencia del Planeta Nueve desde que la primera posibilidad de su existencia sali贸 a la luz en 1984, pero a煤n no hemos encontrado ninguna.

驴Qu茅 pasar铆a si hubiera otros planetas como este por ah铆? 驴Qu茅 pasa si tienen sus propias lunas o anillos? 驴Qu茅 pasa si tienen atm贸sferas como la de nuestra propia Tierra? 驴C贸mo podr铆a estar afectando este planeta a la vida en la Tierra?

En 1984, mientras investigaban sobre nuestro sistema solar, los cient铆ficos descubrieron que durante los 煤ltimos 250 millones de a帽os, se hab铆an producido extinciones masivas en la Tierra cada 26 millones de a帽os. Pero, 驴qu茅 podr铆a causar estos eventos peri贸dicos de extinci贸n? 驴Qu茅 podr铆a estar empujando a estos objetos exteriores del sistema solar hacia el sistema solar interior?

N茅mesis, una hipot茅tica estrella enana roja, se plante贸 la hip贸tesis de que orbitaba alrededor del Sol a una distancia considerable. La estrella lanzar铆a una avalancha de cometas hacia el sistema solar interior cada 26 millones de a帽os a medida que pasara por su acercamiento m谩s cercano al Sol. 驴El resultado final? Uno de esos cometas golpear铆a la Tierra, provocando una extinci贸n global. Sin embargo, la evidencia se desvaneci贸 con el tiempo y no se descubri贸 ninguna estrella compa帽era. La teor铆a de N茅mesis ya no est谩 viva.

Tyche, un nuevo 芦Planeta X禄, fue planteado como hip贸tesis alrededor del cambio de milenio. Mientras que N茅mesis fue el portador de la muerte, el efecto de Tyche fue m谩s sutil, resultando en un modesto aumento en la frecuencia de cometas entrantes de 谩reas espec铆ficas del cielo y explicando aparentes anomal铆as en su distribuci贸n. Una vez m谩s, las observaciones pronto debilitaron el caso de Tyche.

Para explicar la distribuci贸n de diminutos cuerpos helados m谩s all谩 de Neptuno, se plante贸 la hip贸tesis de un planeta desconocido y distante con la masa de la Tierra en 2008. Otros cient铆ficos especularon que objetos con la masa de un planeta podr铆an haberse desarrollado junto con los planetas exteriores del Sistema Solar antes de ser expulsados hacia afuera, pero nunca expulsados. Todo esto nos lleva a la forma m谩s reciente de Planet X, conocida como 芦Planeta Nueve禄.

Puede que todos ustedes se sorprendan al saber que todav铆a estamos aprendiendo sobre nuestro sistema solar. Hay muchas preguntas por responder y muchas cosas que no sabemos. Ni siquiera podemos responder a la pregunta: 驴cu谩ntos planetas hay en el sistema solar? Tomemos a Plut贸n como ejemplo. Plut贸n fue clasificado como planeta enano, y hay incluso m谩s planetas enanos en nuestro sistema solar. De hecho, el asteroide m谩s grande de nuestro sistema solar, Ceres, ahora est谩 clasificado como planeta enano.

El Goblin tambi茅n es un planeta enano, mucho m谩s peque帽o que Plut贸n; aproximadamente una quinta parte del di谩metro de Plut贸n y est谩 muy lejos. El nombre real del planeta enano es 2015 TG388, y fue encontrado hace tres a帽os por un equipo de astr贸nomos que utilizaron el telescopio Subaru en la cima de Mauna Kea en Hawai. Los astr贸nomos, dirigidos por Scott Sheppard de la Instituci贸n Carnegie para la Ciencia, estaban estudiando grandes franjas del cielo en busca de peque帽os destellos que pudieran indicar la presencia de nuevos objetos en el sistema solar.

Este planeta enano tiene una 贸rbita muy alargada; lo m谩s cerca que llega es aproximadamente el doble de distancia que Plut贸n, y lo m谩s lejos que llega es casi 2.300 veces la distancia entre la Tierra y el Sol; viaja muy, muy lejos. La 贸rbita es tan alargada que tarda 40.000 a帽os en completar una 贸rbita alrededor del Sol, lo cual es realmente incre铆ble.

Sin embargo, el descubrimiento de estos objetos lejanos m谩s all谩 del cintur贸n de Kuiper no es sorprendente. Son tan distantes y d茅biles que se mueven incre铆blemente lentamente y son muy, muy dif铆ciles de detectar.

Ahora bien, este descubrimiento es interesante por varias razones. Y la m谩s interesante de ellas es que podr铆a haber algo m谩s grande ah铆 fuera, algo que a煤n no hemos descubierto en nuestro sistema solar.

Llevamos bastante tiempo observando objetos extra帽os como el planeta Goblin. Estos planetas helados distantes se conocen como objetos del cintur贸n de Kuiper, y con frecuencia tienen 贸rbitas extendidas que los acercan al Sol (por cerca, me refiero aproximadamente a la 贸rbita de Plut贸n) y luego mucho, mucho m谩s lejos en el sistema solar. Actualmente conocemos docenas de estos objetos, y es probable que haya muchos m谩s por ah铆 que desconocemos.

Lo intrigante es que comenzamos a ver c贸mo sus 贸rbitas se alineaban en nuestro sistema solar, y hay un concepto llamado perihelio, que es el paso m谩s cercano que un objeto hace al Sol. Y, sorprendentemente, todos estos objetos esparcidos por el cielo parecen tener perihelios (acercamientos m谩s cercanos al Sol) que est谩n perfectamente alineados. 驴Por qu茅 importa?

La cuesti贸n es que no hay raz贸n para que estos objetos y sus 贸rbitas est茅n alineados de tal manera. Si fueran cuerpos en 贸rbita separados, su acercamiento m谩s cercano al Sol no coincidir铆a. Entonces, el concepto es que hay un cuerpo m谩s grande en alg煤n lugar, como un planeta, y 鈥嬧媋 medida que orbita, alinea y gu铆a a todas estas part铆culas m谩s peque帽as hacia su 贸rbita. La evidencia de esto es bastante convincente. No conocemos ninguna otra raz贸n o teor铆a que explique estas 贸rbitas alineadas.

La historia de este misterioso Planeta Nueve comenz贸 en 2003 con el descubrimiento de otro planeta enano llamado Sedna. Sedna tambi茅n tiene una 贸rbita muy inusual, y sus distancias orbitales fluct煤an entre 75 unidades astron贸micas y 936 unidades astron贸micas del Sol.

驴Qu茅 podr铆a estar causando estas extra帽as fluctuaciones orbitales? Sedna est谩 demasiado lejos para que los planetas la perturben; no pueden ser responsables. En su punto m谩s distante, Sedna todav铆a est谩 a solo una cuarta parte de la distancia a la estrella m谩s cercana, tan cerca del Sol que es muy poco probable que una estrella que pase cometa el crimen.

Para explicar la extra帽a 贸rbita, numerosas teor铆as propusieron que Sedna fue colocada all铆 cuando el Sistema Solar era joven. El Sol habr铆a estado sumergido dentro de un c煤mulo estelar en ese momento, y las interacciones cercanas con otras estrellas habr铆an sido m谩s comunes. Si la 贸rbita de Sedna fuera la consecuencia de la captura en los primeros d铆as del Sistema Solar, se podr铆a anticipar que otros objetos habr铆an sufrido el mismo destino. Seg煤n la noci贸n, Sedna podr铆a ser uno de una poblaci贸n de Sednoides que orbitan en 贸rbitas similares.

Se han descubierto varios Sednoides adicionales en la 煤ltima d茅cada. Sorprendentemente, todas sus 贸rbitas parecen coincidir estrechamente en el espacio. En otras palabras, los ejes largos de sus 贸rbitas apuntan todos en la misma direcci贸n general. Esto no es lo que esperar铆a de personas nacidas en el c煤mulo de nacimiento del Sol. Entonces, 驴cu谩l puede ser la raz贸n?

Varios eruditos utilizaron el Planeta Nueve para explicar la peculiar 贸rbita de Sedna. Ahora, la pregunta obvia es, 驴d贸nde est谩 este planeta nueve? Nuestras mejores estimaciones lo sit煤an en al menos tres o seis veces la masa de la Tierra, algo del orden del tama帽o del planeta Neptuno.

En general, estamos hablando de un planeta grande y podr铆a parecer un poco vergonzoso que nos hayamos perdido un planeta gigante entero en nuestro propio sistema solar. Con la tecnolog铆a actual, podemos detectar exoplanetas en sistemas estelares distantes, 驴c贸mo es que nos perdimos este planeta?

La cuesti贸n es que, si en realidad est谩 tan lejos de nosotros en su 贸rbita en este momento, incluso un planeta grande parecer铆a diminuto incluso para los telescopios m谩s potentes, podr铆amos haberlo pasado por alto. Tambi茅n viajar铆a tan lentamente que es posible que no detectemos que era un planeta. Quiz谩s otros lo confundieron con una estrella lejana.

Por lo tanto, los telescopios de todo el mundo est谩n examinando el cielo en busca de cualquier signo de un objeto que se mueva extremadamente lentamente y que pueda ser prueba de este planeta masivo.

Estos planetas enanos lejanos como Goblin y Sedna podr铆an ayudarnos a comprender lo que est谩 sucediendo en el borde de nuestro sistema solar. Debido a que el planeta Goblin se mueve tan lentamente y tiene un per铆odo orbital tan largo, los cient铆ficos tardaron varios a帽os de observaciones en adquirir una 贸rbita decente.

Los investigadores creen que hay cientos de cuerpos diminutos como 2015 TG387 en el exterior del Sistema Solar, pero su distancia hace que localizarlos sea un desaf铆o. Estos objetos lejanos son como migas de pan que nos se帽alan en la direcci贸n del Planeta X.

Cuanto m谩s aprendamos, m谩s comprenderemos el Sistema Solar exterior y el hipot茅tico planeta que creemos que est谩 impulsando sus 贸rbitas, una revelaci贸n que cambiar谩 nuestra comprensi贸n del desarrollo del Sistema Solar.

Los cient铆ficos hicieron simulaciones por computadora para ver c贸mo diferentes posibles 贸rbitas del Planeta X podr铆an impactar la 贸rbita de 2015 TG387. Se incluy贸 en las simulaciones un planeta con masa de S煤per-Tierra en una 贸rbita extendida a varios cientos de UA.

Lo que es particularmente intrigante acerca de esta conclusi贸n es que el Planeta X parece afectar al Goblin de la misma manera que todos los dem谩s objetos extremadamente distantes del Sistema Solar. Estas simulaciones no confirman la existencia de otro planeta enorme en nuestro Sistema Solar, pero s铆 proporcionan m谩s evidencia de que algo grande puede existir.

Entonces, 驴qu茅 piensas de este extra帽o planeta enano? 驴Podr铆a haber m谩s objetos extra帽os como este en nuestro sistema solar exterior? 驴Qu茅 tan pronto podr铆amos encontrar el Planeta 芦nueve禄?

Te puede interesar:

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Bot贸n volver arriba