Ciencia

☄️ El Asteroide Asesino [ 🎬 DOCUMENTAL ]

Apophis, el asteroide asesino que podría impactar la Tierra en 2029

En el sistema solar hay miles de asteroides que orbitan muy cerca de la Tierra, conocidos como NEOs (Objetos Cercanos a la Tierra). Uno de ellos, en particular, causó preocupación en la comunidad científica hace unos años, ya que tenía una alta probabilidad de colisionar con nuestro planeta: el asteroide Apophis.

¿Sigue este asteroide en curso de colisión con la Tierra? ¿Y si es así, cuándo ocurriría el día del impacto? ¡Acompáñanos para descubrirlo!

El documental:

El Asteroide Asesino:

Los Objetos cercanos a la Tierra, también llamados NEOs, son todos aquellos objetos espaciales, como asteroides o cometas, cuyas órbitas alrededor del Sol los sitúan demasiado cerca de la Tierra.

Pero, ¿qué queremos decir cuando decimos «cerca»? Uno de los problemas que siempre tienen los astrónomos cuando descubren un NEO es tratar de explicar a la sociedad que, aunque este objeto pase cerca de la Tierra, esto no significa que vaya a colisionar con nuestro planeta.

Cuando un astrónomo dice «cerca», no se refiere a que un asteroide pase a pocos metros de la atmósfera, sino a que se encuentra a menos de 1,3 unidades astronómicas de la Tierra. Para que te hagas una idea, una unidad astronómica equivale a 150 millones de kilómetros.

Esto significa que cuando un astrónomo dice que un asteroide pasará «cerca» de la Tierra, se refiere a que pasará a menos de 150 millones de kilómetros de nuestro planeta, más o menos la distancia de la Tierra al Sol.

Como te puedes imaginar, estamos hablando de distancias enormes y, por lo tanto, incluso si un objeto está clasificado como NEO, no significa que esté a punto de impactar contra la Tierra; simplemente significa que hay que mantenerlo vigilado.

Actualmente hay más de 30.000 NEOs registrados, y hoy hablaremos de uno de ellos, el asteroide Apophis, una vasta roca que, cuando se descubrió, los cálculos indicaban que se estrellaría contra la Tierra. Todo empezó en Júpiter…

En julio de 1994, el cometa Shoemaker-Levy 9 impactó contra Júpiter, marcando la primera vez en la historia humana en que los científicos y astrónomos pudieron observar directamente el impacto de un objeto espacial en un planeta en tiempo real.

El impacto del cometa Shoemaker-Levy 9 fue un acontecimiento astronómico sin precedentes que influyó significativamente en la ciencia y en la conciencia pública sobre el estudio de los objetos cercanos a la Tierra (NEO).

Shoemaker-Levy 9, comúnmente conocido como SL9, era un cometa periódico que se había roto en múltiples fragmentos debido a las fuerzas de marea del poderoso campo gravitatorio de Júpiter en un paso cercano al planeta en 1992. Dos años después, estos fragmentos se convirtieron en una serie de núcleos cometarios que se dirigían a un impacto catastrófico con Júpiter en julio de 1994.

El impacto de los fragmentos del SL9 en la superficie de Júpiter provocó enormes cambios en el planeta durante varias semanas. Incluso se calcula que el impacto cambió un poco el color del planeta. Fue la primera vez que la humanidad presenció de primera mano lo devastadores que pueden ser los impactos de meteoritos en un planeta.

Pero… ¿qué tiene esto que ver con el cometa Apophis? La razón es que antes del impacto del cometa SL9 en Júpiter, la humanidad e incluso la comunidad científica no tenían ningún interés en investigar los impactos de asteroides o cometas en los planetas.

Se pensaba que solo ocurría una vez cada pocos millones de años y que no había nada de qué preocuparse. Pero este evento cambió todo; ahora sabemos que estos eventos siguen ocurriendo en nuestro sistema solar y que la Tierra podría correr la misma suerte en cualquier momento.

Esto causó una gran preocupación en la comunidad científica y en el gobierno de Estados Unidos, lo que llevó a la financiación de grandes proyectos para localizar todos los objetos que podrían representar una amenaza para la Tierra. Por lo tanto, la NASA y otras organizaciones intensificaron sus programas de observación de objetos cercanos a la Tierra y se fijaron objetivos ambiciosos para identificar y rastrear la mayoría de los NEO del sistema solar.

Esto incluía el objetivo de identificar el 90% de los NEO mayores de un kilómetro de diámetro para 2008, lo que marcó el comienzo de una era de mayor conciencia y preparación para la mitigación del riesgo de impacto, así como la financiación de proyectos de investigación científica centrados en los NEO y la construcción de telescopios astronómicos y observatorios para buscar asteroides y cometas con órbitas cercanas a la Tierra.

Uno de esos observatorios fue el Observatorio Nacional de Kitt Peak, abreviado como KPNO, situado en el desierto de Arizona, en Estados Unidos, a 2.096 metros sobre el nivel del mar. Este observatorio sería el que descubriría el asteroide Apophis.

Tras el comienzo de la carrera desesperada por encontrar objetos que pudieran impactar contra la Tierra, muchos observatorios de todo el mundo se sumaron a la búsqueda. De vez en cuando se encontraban objetos con trayectorias de colisión contra la Tierra, pero una vez realizados los cálculos correspondientes, se descartaban inmediatamente al no representar una amenaza para nuestro planeta.

Sin embargo, eso cambió el 19 de junio de 2004. Esa noche, durante una sesión de observación rutinaria, los investigadores Roy A. Tucker, David J. Tholen y Fabrizio Bernardi detectaron un pequeño punto brillante en las imágenes del telescopio. Esto no era algo nuevo; ya habían descubierto asteroides utilizando la misma técnica.

Para detectar asteroides, todo lo que hay que hacer es tomar varias imágenes del cielo cada segundo con el fondo de estrellas, y si en algún momento se observa un punto similar a una estrella que se mueve mucho más rápido que las estrellas, hay que detenerse, prestar atención y analizar qué es lo que pasa.

Esto es lo que hicieron los científicos: analizaron las imágenes basándose en las señales de intensidad de luz y la trayectoria del objeto. Gracias a ello, pudieron determinar su tamaño, pero al realizar los cálculos orbitales para estimar su trayectoria, descubrieron algo que los dejó helados. ¡La órbita de este objeto, con un diámetro de más de 300 metros, indicaba que chocaría con la Tierra el 13 de abril de 2029!

Aunque este asteroide no era tan gigante como el que mató a los dinosaurios, era lo suficientemente grande como para destruir un continente entero sin problemas; la amenaza era real.

Los investigadores no podían creer el hallazgo, así que hicieron lo que cualquier científico haría: intentar desmentir su descubrimiento. Para ello, enviaron las coordenadas y las imágenes del asteroide a todos los observatorios disponibles para que también pudieran observarlo y corroborar los cálculos de colisión con la Tierra.

Esto resultó ser la parte más desafiante, ya que, al ser un cuerpo pequeño, era difícil de observar; de hecho, los investigadores de KPNO solo lograron observarlo durante dos noches, y luego lo perdieron de vista por completo.

Con las imágenes que habían obtenido durante esas dos noches, todo indicaba que el impacto era inminente. Inicialmente, se le dio el nombre de 99942, pero tan pronto como se supo que la probabilidad de una colisión con nuestro planeta era alta, los científicos que lo habían descubierto comenzaron a llamarlo Apophis.

Como dato curioso, muchos piensan que los científicos le dieron este nombre porque Apophis es el nombre del dios egipcio de la destrucción. Pero en realidad, los científicos le dieron este nombre porque eran fanáticos de la serie de televisión de ciencia ficción Stargate SG-1, en la que uno de los principales villanos es un extraterrestre llamado Apophis, que toma el nombre del dios egipcio y cuyo objetivo principal es destruir la Tierra.

Después de ser observado durante solo dos noches, el descubrimiento de Apophis comenzó a aparecer en las noticias, y todos comenzaron a hablar de ello. Aún así, unos meses después, el 18 de diciembre del mismo año, el astrónomo Gordon Garradd lo observó nuevamente en el observatorio de Australia, y poco después, fue visto desde varios observatorios alrededor del mundo.

El asteroide Apophis estaba en la mira de todos, ya que era el primer objeto que tenía una probabilidad real de colisionar con la Tierra, pero ¿Apophis sigue en curso de colisión con la Tierra hoy?

Desde su descubrimiento en 2004, Apophis ha sido observado por decenas de observatorios y telescopios de todo el mundo, e incluso los telescopios espaciales nos han dado más información sobre su trayectoria.

Varios sistemas de cálculo orbital realizados por cientos de científicos muestran que la próxima fecha de aproximación más cercana será el 13 de abril de 2029. Los expertos predicen que si Apophis impactara contra la Tierra, lo haría en algún lugar de una vasta área entre la península de Kamchatka (Rusia) y la región de Venezuela.

A continuación, también se calculó la probabilidad de impacto. Para sorpresa de los astrónomos, en los primeros días posteriores a su descubrimiento, nuevas observaciones de telescopios de todo el mundo aumentaron la probabilidad de impacto en lugar de reducirla, alcanzando hasta el 2,7% (1 de cada 37).

Esta probabilidad de impacto relativamente alta, combinada con el tamaño del asteroide (más de 300 metros), hizo que Apophis recibiera el nivel 4 en la escala de Turín. Este valor es el más alto que cualquier asteroide ha alcanzado jamás.

La escala de Turín es un método para clasificar el peligro asociado al impacto de objetos cercanos a la Tierra. Se mide en una escala de 0 a 10, donde 0 es una probabilidad de impacto nula o casi nula, 1 es una probabilidad de impacto moderada, de 2 a 4 significa que la probabilidad es alta o que se trata de un encuentro cercano (como Apophis), de 5 a 7 significa que el asteroide representa una amenaza grave para la Tierra y deben planificarse medidas en caso de que se produzca el impacto, y de 8 a 10 significa que el impacto es 100% seguro.

En este caso, 8 significa que el impacto causará daños locales en un radio de no más de mil kilómetros, 9 significa que el impacto causará daños regionales; es decir, el asteroide podría destruir un gran país o varios países pequeños, y 10 significa que el impacto causará una catástrofe climática global que podría amenazar toda la vida en la Tierra o incluso causar la extinción de todas las especies.

¿En qué número de la escala de Turín se encuentra Apophis actualmente?

El 27 de diciembre de 2004, Apophis fue encontrado en imágenes anteriores a la fecha de su descubrimiento, y el cálculo de su órbita pudo ser afinado, eliminando cualquier posibilidad de colisión en 2029 y reduciendo su categoría de amenaza 4 al nivel 0. Así que no te preocupes, puedes dormir tranquilo esta noche.

Apophis no chocará contra la Tierra, al menos por ahora. En 2006, durante observaciones posteriores, algunos astrónomos calcularon que existía la posibilidad de que, durante el encuentro cercano de 2029 con la Tierra, Apophis pasara por un «bloqueo gravitatorio», una región precisa del espacio de no más de 400 metros de diámetro alrededor de la Tierra, lo que lo pondría en curso de colisión para un impacto futuro el 13 de abril de 2036. Pero nuevos cálculos orbitales indicaron que esa probabilidad de impacto también sería baja, descartando una colisión en 2036 y 2068, cuando el asteroide volverá a pasar cerca de la Tierra. En resumen, no se espera que Apophis golpee la Tierra durante este siglo.

Pero no debemos confiarnos, ya que cientos de miles de NEOs aún no han sido descubiertos. ¿Podría ser que uno de estos días encontremos uno con un nivel de amenaza de 8 a 10 en la escala de Turing? En ese caso, lo mejor sería encontrarlo lo antes posible. ¿Por qué? Porque cuanto antes lo encontremos, más tiempo tendremos para tratar de desviarlo y así evitar que colisione con nuestro amado planeta.

Te puede interesar:

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba