CienciaTecnología

👽 Contacto Extraterrestre [ 🎬 DOCUMENTAL ]

Contacto Extraterrestre.

Alguien, o algo, nos está llamando desde el espacio interestelar… ¿Podrían ser extraterrestres? ¿O podría ser algo mucho más extraño?

Se descubrió recientemente una señal misteriosa que sorprendió a los investigadores, y nadie sabe qué es.

Pero lo interesante que descubrieron es que hemos estado recibiendo la señal durante las últimas tres décadas… y nadie lo sabía hasta ahora.

Entonces, ¿quién o qué está enviando esa señal, y es posible que una civilización intergaláctica nos contacte pronto, como creen algunos científicos? ¿Y qué pasaría con la humanidad si descubriéramos que no estamos solos en el universo?

Prepárate para descubrir esto y más.

El documental:

Contacto Extraterrestre:

Desde la invención del primer radiotelescopio funcional en 1937 por el astrónomo aficionado estadounidense Grote Reber, hemos estado escuchando sonidos provenientes del cosmos con la esperanza de encontrar una señal de radio que nos diga que no estamos solos.

Con su telescopio casero, Reber mapeó la estructura de radio de la Vía Láctea, descubrió fuentes brillantes de ondas de radio fuera de la galaxia e hizo importantes observaciones que luego ayudarían a los físicos a descubrir la radiación no térmica. Dicho esto, es útil comprender las ondas de radio antes de comenzar a hablar de señales del espacio.

Las ondas de radio, al igual que las ondas de luz, son parte del espectro electromagnético, y todas las ondas electromagnéticas viajan a la velocidad de la luz, que es de 300.000.000 de metros por segundo.

Todos están familiarizados con SETI o la «búsqueda de inteligencia extraterrestre» que ha estado escaneando el espacio en busca de señales de radio que podrían provenir de algún tipo de civilización avanzada como la nuestra.

Y de hecho hemos recibido algunas señales de radio misteriosas.

La señal Wow fue una señal de radio misteriosa e inexplicable detectada desde el espacio exterior el 15 de agosto de 1977. Es una de las señales de radio más famosas y desconcertantes jamás recibidas por SETI. La señal fue detectada por el radiotelescopio Big Ear en el Observatorio Perkins de la Universidad Estatal de Ohio, que se utilizaba para la investigación SETI en ese momento.

La señal fue descubierta por el Doctor Jerry R Ehman, un astrónomo que trabajaba en el proyecto SETI en ese momento. Mientras analizaba datos del telescopio Big Ear, se encontró con una señal de radio notablemente fuerte y de banda estrecha que duró exactamente 72 segundos. La señal era tan inusual que Ehman rodeó con un círculo los datos en la impresión de la computadora y escribió «Wow» con tinta roja, lo que le dio a la señal su famoso nombre.

Entonces, ¿por qué Ehman llamó a esto la señal Wow La razón fue porque la señal se recibió a una frecuencia de 1420,4 MHz, que está dentro de la línea del hidrógeno, una frecuencia que muchos científicos consideran un canal potencial para la comunicación por civilizaciones extraterrestres. La línea del hidrógeno en radioastronomía es una longitud de onda especial de ondas de radio que proviene del gas hidrógeno en el espacio. Cuando los átomos de hidrógeno en el espacio emiten energía, emiten ondas de radio a una frecuencia muy específica. Esta frecuencia es como una «huella dactilar» única para el hidrógeno, y está alrededor de 1420 megahercios.

Durante 40 años, la señal de radio de banda estrecha dejó perplejos a los astrónomos. Pero en 2017, el profesor Antonio Paris, del Sant Petersburg College, afirmó que la señal fue creada por un par de cometas llamados 266P Christensen y 335P Gibbs. Ambos cometas tienen nubes de gas hidrógeno a millones de kilómetros a su alrededor.

Sin embargo, algunos astrónomos, incluido Ehman, creen que Paris está equivocado sobre la explicación del cometa. La razón es que la señal no se repitió y que apareció solo por un corto tiempo. El telescopio Big Ear tenía dos «bocinas de alimentación» que proporcionan un campo de visión diferente para el radiotelescopio. Dicho esto, si fuera un cometa, Ehman habría visto la fuente aparecer dos veces, cada una de 72 segundos en un minuto y medio, y eso no sucedió. Cabe señalar que Ehman tampoco está convencido de que sean extraterrestres.

La señal Wow sigue siendo la señal más fuerte que hemos recibido jamás, y es posible que nunca sepamos quién o qué emitió la señal.

Es intrigante, pero no es la única señal extraña y bizarra del espacio. Hay una señal que viene directamente desde el centro de la Vía Láctea que tiene a los astrónomos desconcertados.

Un equipo de investigación estaba revisando datos del radiotelescopio ASKAP de Australia en 2020. Se encontraron 2 millones de objetos que emitían señales, y los investigadores estaban clasificando cada uno de ellos. La computadora pudo identificar la mayoría de los objetos como estrellas, e incluso detectó los signos reveladores de una estrella muerta que rota rápidamente, llamada púlsar.

Sin embargo, un objeto en el centro de la Vía Láctea desconcertó no solo a los investigadores, sino también a la computadora, que tampoco pudo descifrarlo.

Este objeto desconocido emitió potentes ondas de radio en 2020, enviando seis señales en nueve meses. El patrón irregular y las emisiones de radio polarizadas no se parecían a nada que los investigadores hayan visto antes.

Pero más extraño que los patrones irregulares fue el hecho de que el objeto no podía ser visto en rayos X, luz visible o infrarroja. Y, para colmo, la señal de radio desapareció misteriosamente a pesar de escuchar durante meses con dos radiotelescopios diferentes.

Pero eso no es todo, un año después, la extraña señal de radio reapareció después de ser detectada, y en un día, volvió a desaparecer. Una cosa es segura: no se trata de una estrella muerta común, ni de ninguno de los otros 2 millones de objetos en el estudio del equipo de investigación.

Entonces, ¿qué podría ser? Los investigadores creen que este raro descubrimiento podría pertenecer a una categoría de señales provenientes de la Vía Láctea conocidas como «transitorios de radio del centro galáctico» o GCRT. Solo hay otros tres objetos en esta categoría, tomó 10 años encontrarlos y los científicos todavía están tratando de averiguar qué son.

Pero antes de sacar conclusiones sobre las señales que posiblemente provengan de alienígenas, es importante recordar que las señales tecnológicas cubrirían un rango de frecuencias mucho más estrecho, como lo hacen nuestras radios de transmisión. Es muy posible que los GCRT sean estrellas de neutrones, púlsares que orbitan entre sí de modo que una señal de radio de una estrella eclipsa a otra, o simplemente podrían ser púlsares moribundos que se quedan sin energía mientras emiten jadeos de radio irregulares.

Un nuevo telescopio, llamado Square Kilometer Array, podría ser capaz de descifrar este misterio. El conjunto se está construyendo en Australia y Sudáfrica y debería completarse en 2028.

Podemos pensar que todavía no hemos escuchado nada, que no hay evidencia concreta de una señal de una civilización avanzada, pero eso no significa que no estemos recibiendo señales del espacio. De hecho, es posible que estemos escuchando una señal de una civilización avanzada… en este momento.

Los científicos han descubierto recientemente un objeto que ha estado enviando señales de radio hacia la Tierra desde al menos 1988… pero no lo sabíamos hasta ahora.

Durante los últimos 35 años, extrañas ráfagas de energía de un objeto a 15.000 años luz de distancia han estado golpeando la Tierra en diferentes niveles de brillo, y han ocurrido como un reloj aproximadamente cada 20 minutos, y a veces duran cinco minutos.

Los científicos originalmente pensaron que las extrañas señales de radio podrían provenir de un magnetar.

Los magnetares tienen campos magnéticos excepcionalmente fuertes. De hecho, poseen los campos magnéticos más poderosos conocidos en el universo, a menudo medidos en un billón de veces más fuertes que el campo de la Tierra. Para poner eso en perspectiva, un magnetar ubicado a mitad de camino a la Luna podría quitar la información de una tarjeta de crédito aquí en la Tierra.

Debido a los intensos campos magnéticos, la corteza de un magnetar puede agrietarse, produciendo lo que se conoce como «terremotos estelares». Estos eventos liberan una tremenda cantidad de energía, a veces produciendo poderosas explosiones de rayos X y rayos gamma que podemos detectar desde la Tierra.

Entonces, ¿podría ser una señal de una civilización alienígena que intenta comunicarse con nosotros?

Puede ser tentador incluir la inteligencia extraterrestre como una posible fuente de la señal. De hecho, eso es lo que sucedió cuando se descubrió el primer púlsar y los astrofísicos lo apodaron «LGM 1» por «Little Green Men 1» antes de que observaciones adicionales los llevaran a descartar la posibilidad.

El culpable más probable, dicen los investigadores, son los púlsares, o estrellas de neutrones que parpadean y giran como faros emitiendo haces energéticos a medida que giran hacia y lejos de la Tierra. Pero los púlsares se ralentizan con el paso del tiempo, y sus pulsos se vuelven más débiles con la edad hasta que finalmente dejan de producir señales de radio por completo.

Lo que es más confuso sobre el objeto que detectaron los investigadores es que se asemeja a un púlsar, pero gira 1.000 veces más lento. Con esa información, se descarta la explicación del púlsar.

Otra explicación que ofrecen los investigadores es que el objeto podría ser un magnetar de período ultra largo, un tipo raro de estrella de neutrones con campos magnéticos extremadamente fuertes que pueden producir poderosas ráfagas de energía. Pero hasta hace poco, todos los magnetars conocidos liberaban energía a intervalos que iban desde unos pocos segundos hasta unos pocos minutos. Eso es mucho más a menudo que los intervalos de 22 minutos en los que este objeto emite ondas de radio.

Hasta que la tecnología mejore, no sabremos con certeza qué es esta señal.

Con eso en mente, ¿podría ser posible que recibamos una señal de radio de una civilización distante?

Es teóricamente posible que recibamos una señal de radio de una civilización distante. Pero hay varios factores que debemos tener en cuenta si alguna vez esperamos encontrar algo.

Lo primero que debemos tener en cuenta es el rango de frecuencia. Si una civilización extraterrestre envía una señal, tenemos que estar escuchando en el rango de frecuencia correcto para detectarla. Hay ciertas frecuencias de «agujero de agua», como se les llama, que están entre 1420 y 1662 megahercios. Pero el problema de escuchar en estas frecuencias es que no hay garantía de que otras civilizaciones elijan transmitir en estas bandas.

Otra cosa importante es la intensidad de la señal: para que una señal sea detectable a distancias interestelares, tendría que ser increíblemente potente o estar dirigida directamente a nuestro sistema solar. Las transmisiones de haz ancho disminuyen en intensidad según la ley del cuadrado inverso, lo que significa que se vuelven más débiles muy rápidamente a grandes distancias. Por ejemplo, si pusiéramos un teléfono inteligente en la luna, terminaría siendo una de las fuentes de radio más brillantes del cielo.

El tiempo también es muy importante. El espacio es vasto y las escalas de tiempo involucradas son inmensas. Para que una civilización nos contacte, necesitarían estar transmitiendo su señal en un momento en que seamos tecnológicamente capaces de recibirla. Si la transmitieron demasiado temprano o demasiado tarde en relación con nuestro desarrollo, podríamos perderla.

Y hablando de escalas de tiempo, las transmisiones de radio de la Tierra no han llegado muy lejos al espacio. Algunas películas de ciencia ficción populares con ideas sobre extraterrestres que atacan la Tierra gracias al envío de señales ruidosas al espacio son algo exageradas. Este mapa galáctico muestra cuán lejos han viajado las señales de radio de la Tierra. Ese pequeño punto azul que apenas puedes ver tiene 200 años luz de diámetro. Eso no quiere decir que esas señales de radio nunca llegarán a alguna civilización allá afuera… es muy posible. Sin embargo, nuevamente nos encontramos con el problema del tiempo y las escalas de tiempo.

Debido a la velocidad finita de la luz, cuando miras hacia el cielo nocturno y ves las estrellas, estás mirando hacia el pasado. Tomemos como ejemplo la brillante estrella Sirio. Está a 8,6 años luz de nosotros. Si la estuvieras mirando ahora mismo, la luz que golpea tu ojo ha viajado 8,6 años. Mirando más lejos a objetos más distantes, ese efecto se hace más grande. Probablemente todos hayan mirado al cielo y visto la Osa Mayor. Cuando miras a Dubhe, la estrella más destacada en el «cuenco» del Dipper, en realidad estás observando luz que es anterior a tu propio nacimiento.

Y digamos que una civilización extraterrestre a 65 millones de años luz de nosotros pudiera ver la Tierra. Estarían viendo el planeta Tierra durante la época de los dinosaurios. Dicho esto, una civilización lejana no escucharía nada. Al mismo tiempo, si una civilización alienígena escuchara señales de radio provenientes de nuestro planeta, es posible que hayamos desaparecido mucho antes de que alguien tuviera la oportunidad de llegar aquí… es decir, a menos que una civilización extraterrestre pudiera doblar el espacio y el tiempo a voluntad usando agujeros de gusano.

Dicho esto, no hay forma de estar seguros de por qué o cómo una civilización extraterrestre podría decidir comunicarse. Podrían usar métodos o tecnologías que superan nuestra comprensión actual. También podrían tener motivos para permanecer en silencio.

Proyectos como la iniciativa Breakthrough Listen están escaneando los cielos con una sensibilidad sin precedentes, en busca de cualquier signo de transmisiones extraterrestres.

Según un nuevo estudio que se realizó recientemente, algunas de las señales de radio más fuertes que hemos enviado pueden haber llegado a estrellas lejanas a estas alturas. Y aparentemente, si esas estrellas albergan vida extraterrestre que podría responder a nuestras señales, algunos astrónomos creen que podríamos recibir noticias de ellos en 2029.

Cuando piensas en todas las formas en que podrías ponerte en contacto con otro planeta lejano, las señales de radio podrían no ser lo mejor que una civilización inteligente podría enviar.

Porque no sabrías a quién le estás enviando esta señal. Y una civilización extraterrestre probablemente solo haría esto como una llamada de socorro, o tal vez incluso como una advertencia. Una civilización inteligente que busca vida en otro lugar del universo podría no anunciar su presencia en absoluto.

Si bien es especulativo asumir cómo las civilizaciones extraterrestres podrían intentar contactar con la Tierra, ya que no tenemos evidencia directa de tales civilizaciones, existen varios métodos que los científicos creen que podrían ser plausibles basados en nuestra comprensión actual de la ciencia y la tecnología.

Si excluimos las ondas de radio, surgen varios otros métodos potenciales por los cuales una civilización interestelar podría intentar contactarnos, basados en una combinación de la comprensión científica actual y conceptos especulativos:

Señales ópticas: Los láseres u otras fuentes de luz potentes pueden enviar señales ópticas enfocadas y coherentes a través de distancias interestelares. Tal haz, especialmente si se pulsara en un patrón específico, podría indicar comunicación intencional. Sin embargo, la luz láser todavía no puede romper el límite de velocidad de la luz.

Sondas físicas: El envío de naves espaciales o sondas automatizadas a otros sistemas estelares es un concepto que ya hemos comenzado a explorar con las sondas Voyager 1 y 2. Una civilización avanzada podría desplegar sondas diseñadas para establecer contacto o retransmitir información, y últimamente hemos visto mucho en las noticias sobre objetos extraños descubiertos por pilotos de combate que no tienen explicación.

Comunicación por neutrinos: Dado que los neutrinos atraviesan la mayoría de la materia sin interacción, teóricamente podrían usarse para enviar mensajes a través de vastas distancias. Aunque la tecnología necesaria para modular y detectar señales de neutrinos sería bastante avanzada.

Ondas gravitacionales: Con nuestra nueva capacidad para detectar ondas gravitacionales, es concebible que una civilización muy avanzada podría usarlas para la comunicación. Necesitarían la capacidad de producir eventos controlados que generen ondas gravitacionales detectables.

Codificado en ADN o microbios: Si bien es ciertamente más abstracto, es concebible que un mensaje o firma podría codificarse en ADN dentro de organismos especialmente diseñados o posiblemente dentro de organismos que ya están presentes en un planeta.

Manipulación estelar: Modificar la salida o apariencia de su propia estrella al causar un oscurecimiento o brillo intencional de una manera detectable por otras civilizaciones podría ser una forma de enviar un «faro» de su presencia. Hablamos mucho de extrañas señales provenientes de estrellas. Ciertamente podría ser una forma de comunicarse.

Megaestructuras: La construcción de estructuras grandes que tienen efectos detectables en su entorno local, como esferas de Dyson, podría servir tanto para un propósito funcional para la civilización como para actuar como un faro para otros.

Hay especulaciones sobre conceptos como el entrelazamiento cuántico para la comunicación más rápida que la luz, aunque la comprensión actual sugiere que no es posible.

Y luego están las consecuencias de conocer a una raza extraterrestre.

¿Qué le pasaría a la humanidad? ¿Cambiaríamos? ¿Nos importaría?

No hace falta decir que el contacto con seres extraterrestres sería uno de los acontecimientos más significativos de la historia de la humanidad y tendría implicaciones profundas y de gran alcance para nuestro planeta y nuestra civilización. Si bien es imposible predecir todas las consecuencias con cierta certeza, existen algunos resultados potenciales que podrían ocurrir si se estableciera contacto con extraterrestres.

El conocimiento de que no estamos solos en el universo podría promover un sentido de unidad global. La comprensión compartida de nuestra humanidad común podría conducir a una mayor cooperación entre naciones y a una reducción de los conflictos. Es posible que no sepamos si los extraterrestres con los que acabamos de hacer contacto abrirían un agujero de gusano y aparecerían repentinamente en nuestra puerta cósmica.

La Tierra podría necesitar mejorar sus defensas y medidas de seguridad en caso de interacciones hostiles o involuntarias con civilizaciones alienígenas avanzadas. Dependiendo de las intenciones y capacidades de la civilización alienígena, el contacto podría representar una amenaza existencial para la humanidad, tal como lo has visto en esas películas de invasión alienígena.

Las posibles enfermedades extraterrestres y su impacto en los ecosistemas de la Tierra y la salud humana deberían abordarse. No olvides que en La guerra de los mundos, una pequeña bacteria acabó con los invasores. Lo mismo podría pasarnos a nosotros con el contacto.

Es algo interesante de considerar, pero el contacto con extraterrestres también podría desafiar las creencias religiosas y filosóficas tradicionales. Algunas doctrinas religiosas podrían necesitar ser reinterpretadas o adaptadas para incorporar la existencia de vida extraterrestre. La religión podría simplemente desaparecer por completo de la existencia.

Sin embargo, por otro lado, el contacto con extraterrestres podría beneficiar a la raza humana, suponiendo que la civilización alienígena estuviera dispuesta a compartir su tecnología. El intercambio de conocimientos y tecnología entre la Tierra y las civilizaciones alienígenas podría conducir a rápidos avances en la ciencia y la tecnología. Podríamos obtener acceso a nuevas fuentes de energía, avances médicos y una comprensión más profunda del universo.

Dicho esto, queremos preguntarles a nuestros espectadores qué piensan. ¿Creen que alguna vez recibiremos una señal de una civilización avanzada? Y si lo hiciéramos, ¿nos eliminarían o encontraríamos la manera de vivir finalmente en paz? Asegúrense de expresar su opinión en los comentarios, los leemos y nos gusta escuchar lo que tienen que decir.

Eso es todo el tiempo que tenemos por ahora, permanezcan atentos aquí para más descubrimientos emocionantes en nuestro planeta y el universo, y gracias por mirar.

Te puede interesar:

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba