Ciencia

🔴 Nos mienten sobre Marte [ 🎬 DOCUMENTAL ]

¡Creeme, nos están contando un montón de mentiras sobre Marte…!

¿Crees que si la NASA tuviera apoyo político y un presupuesto adecuado, habría sido técnicamente posible enviar humanos a Marte inmediatamente después de la era del Apolo? Wernher Von Braun lo creía así, e inmediatamente después de la misión Apolo 11, afirmó que si se lo hubieran pedido, podría haber llevado a humanos a Marte en 1980.

Cincuenta años después del Apolo, muchos de los desafíos científicos y de ingeniería relacionados con el envío de una tripulación a Marte y su regreso a la Tierra aún no están resueltos. Pero esto no ha detenido, ni sigue deteniendo, a los administradores de la NASA de declarar año tras año que estamos a punto de ir a Marte, y que la realización del gran sueño está muy cerca.

¿Recuerdas? En 1990, hablaban de lograrlo para 2010… en 2000, juraban por 2015, en 2010, se consideraba un hecho consumado para 2018, y en 2021, con un regreso a la Luna de por medio, era un triunfo de certezas para 2030… Y ahora ya hemos dicho que lo más probable es que no vayamos a Marte antes de 2040…

Todas estas predicciones evidentemente se basan únicamente en la necesidad de mantener alta la atención del público y, sobre todo, el flujo de financiación gubernamental. No se equivoquen; esta estrategia es absolutamente comprensible dados los tiempos en que vivimos.

La cuestión es que este continuo grito de «lobo, lobo» ahora se arriesga a conseguir el efecto contrario. La gente común, los entusiastas del espacio, todos los contribuyentes, en definitiva, todos los que pagan impuestos, votan y guían las decisiones políticas, empiezan a cansarse de las predicciones que nunca se cumplen… y sobre todo, empiezan a entender que aún estamos muy lejos, ¡no solo de resolver los problemas técnicos más acuciantes, sino también de abordarlos!

¿Hasta dónde? Bueno, tengo una idea al respecto, ¡y la revelaré al final de este fantástico vídeo! ¡Sígueme!

El documental:

Nos mienten sobre Marte:

No voy a darle vueltas al asunto… Cualquier misión tripulada a Marte tendrá que resolver problemas como la duración del viaje, la protección de la tripulación de la radiación, la extracción de agua de las rocas marcianas, el sustento de la tripulación y, por tanto, el diseño de módulos de hábitat e invernaderos hidropónicos. No menos importante, encontrar una manera de utilizar los recursos marcianos para obtener el combustible necesario para el regreso…

Pues bien, respecto a todo esto, no se ha propuesto ninguna solución hasta ahora, ni para la arquitectura de la misión ni para el diseño de los vehículos. ¿A qué se puede atribuir esta inercia inconclusa a la hora de tomar decisiones, como ocurrió con el proyecto Apolo? ¿Desorganización? ¿Incapacidad?

Antes de culpar a la NASA de fallos que no son sólo suyos, les invito a reflexionar sobre el hecho de que el presupuesto del gasto en exploración espacial alcanzó su punto máximo en casi el 4,5% del presupuesto federal en 1966, y actualmente, sólo es del 0,3%, 15 veces inferior al de la era Apolo!

Así es, amigos… El Apolo fue impulsado hacia la Luna por una montaña de dólares, mientras que ahora tenemos que arreglárnoslas con un techo de gasto muy bajo y la necesidad de dejar que las empresas privadas se encarguen. ¿Cuánto podría costar la conquista de Marte?

Una pregunta que surge casi espontáneamente al observar cuántos y qué retos tecnológicos hay que afrontar y superar. En 1973, la NASA declaró que el proyecto Apolo había costado un total de 25.400 millones de dólares a lo largo de sus diez años de duración. Para poner esta cifra en perspectiva, conviene recordar que durante el mismo periodo, el Departamento de Defensa gastaba una cantidad similar anualmente en la Guerra de Vietnam.

Es difícil trasladar estas cifras de los años 60 al valor actual, pero suponiendo que un paralelismo entre dos épocas tan diferentes pudiera ser fiable, deberíamos plantear una cifra no inferior a los 400.000 millones de dólares. Sin embargo, con este presupuesto, sólo estaríamos en la Luna. Para llegar a Marte, habría que multiplicar esa cifra por 2 o 3, alcanzando un gasto de un billón de dólares repartidos en los próximos 25 años.

Para pensar en pisar algún día los oxidados terrenos de Marte, queda muy claro que, además de sueños y tecnología, es indispensable la aportación de muchísimos, muchísimos, muchísimos dólares.

En la actualidad, las mejores perspectivas para una misión tripulada a Marte se basan en el programa Deep Space Transport de la NASA, del que aún no hay un plan preciso, y en el vehículo Starship de SpaceX. La NASA parece querer centrarse en la colaboración internacional y en el uso de la Luna como plataforma de lanzamiento, mientras que SpaceX tiene una visión más privada orientada al transporte de grandes grupos de personas y recursos.

Las recientes declaraciones de Elon Musk sobre Marte describen un escenario en el que muchas Starships no tripuladas aterrizarán en Marte, llevando consigo suministros de energía, alimentos y combustible: todos los materiales que los astronautas que lleguen podrán utilizar para su sustento y para el regreso a la Tierra.

Todo esto puede parecer razonable, pero también plantea serias dudas sobre si una misión tan compleja y articulada podrá realizarse para 2040…

La arquitectura de la misión de la NASA es aún más nebulosa, como mencionamos anteriormente, complicada por el vínculo con el regreso a la Luna. Ambas agencias tienen como objetivo llegar a Marte, pero los detalles exactos de las misiones aún no están definidos y se verán influidos por múltiples factores, como la financiación, el desarrollo tecnológico y los cambios políticos.

Y de todo esto, no podemos excluir en absoluto el papel de China, Rusia e India, todas ellas potencias espaciales que, a diferencia de la NASA y SpaceX, nunca se han declarado oficialmente preparadas para enviar humanos a Marte antes de 2040. Pero incluso a partir de estos indicios de no competitividad, los estadounidenses deberían ser cautos…

Estados Unidos ha consumido ya toda la ventaja tecnológica obtenida en la era post-Apollo, y China, ahora a la par en todos los aspectos, podría decidir en cualquier momento dar un fuerte impulso a su programa marciano. La cadena de mando en China puede ser mucho más corta y mucho más rápida que la de un país democrático cuando es necesario. Y el escenario que se avecina parece ser el de un final dramático y sorprendente, con China aterrizando en Marte incluso con un anuncio mínimo…

No es que esto deba considerarse necesariamente algo malo… Al contrario, algunos están convencidos de que una carrera a Marte realizada de forma justa por países como Estados Unidos, China, Rusia e India podría fomentar una sana competencia tecnológica, mucho más preferible a la gestión personalizada por parte de los estadounidenses.

 

Volviendo a la discusión inicial… El plazo del que se habla ahora para la misión a Marte, es decir, 2040, ya es una fecha que decepciona profundamente nuestras expectativas… pero supongamos que es la verdadera y definitiva. ¿Deberíamos creerla? ¿Podemos contar con ella? No, absolutamente no! Y la razón de nuestra falta de confianza reside principalmente en el análisis de la situación.

No debemos olvidar que ningún ser humano ha viajado jamás durante meses por el espacio profundo ni ha experimentado las sensaciones de caminar por la superficie de un cuerpo polvoriento y casi sin aire; y que nunca se ha intentado aterrizar o despegar de un cuerpo más grande que la Luna sin la ayuda de las infraestructuras cercanas de la Tierra. Además, aún no se ha probado ni diseñado ningún vehículo útil para un aterrizaje lunar, y mucho menos para un aterrizaje marciano! Y no estamos hablando de organizar una salida…

Según la NASA, una tripulación de astronautas tardaría unos nueve meses en viajar entre la Tierra y Marte. El viaje de vuelta también duraría nueve meses, pero las tripulaciones tendrían que esperar 16 meses a que Marte y la Tierra estén más cerca. Esto significa que los astronautas estarían fuera de la Tierra unos 1034 días (dos años y diez meses)! Un periodo de tiempo que actualmente está absolutamente fuera de nuestras capacidades tecnológicas.

Mientras tanto, también se ha planteado la idea de adquirir experiencia intentando primero un aterrizaje lunar. Vale, podría haber sido una buena idea… pero las cosas no van bien ni siquiera con la nueva aventura lunar. Los retrasos se acumulan, y hay persistentes problemas técnicos para el cohete de SpaceX y la Puerta Lunar, la estación orbital desde la que se supone que los cohetes de la NASA partirán hacia Marte algún día, sigue siendo sólo un concepto en la mente de los diseñadores.

Los planes actuales pretenden completar la estación orbital para 2028, sin un plazo fijo para el inicio del uso a largo plazo de su módulo de habitación. Si se suponía que la Luna iba a ser un campo de pruebas para la misión marciana, entonces podemos decir que estamos en un buen lío!

Hasta ahora, sólo hemos logrado completar la misión Artemis 1, y el tan esperado regreso a la Luna no ha aportado ninguna tecnología nueva (el cohete SLS y la cápsula Orion fueron concebidas hace 20 años), y no hay avances concretos sobre cómo aterrizará y regresará exactamente una tripulación humana a la Luna con la misión Artemis 3.

Y sin la Luna, como incluso la NASA admite, no hay Marte. Porque sin la experiencia adquirida por tripulaciones humanas en la órbita lunar o posicionadas en la superficie, se vuelve imposible diseñar un vehículo que pueda transportar personas a Marte de manera segura.

Esto retrasa significativamente, como estamos a punto de ver, las fechas más tempranas posibles para una misión a Marte. Eso sí, asumiendo que todos los sistemas nuevos funcionen perfectamente desde el principio. De lo contrario, los tiempos de espera podrían volverse aún más bíblicos.

Por si fuera poco, justo en los primeros días de enero, otra mala noticia ha llegado para confirmar nuestros temores. Con un breve comunicado, la NASA anunció que ha pospuesto el programa lunar Artemis por lo menos un año.

El programa, en los planes de la agencia espacial estadounidense, tiene como objetivo devolver a los astronautas a la Luna después de las misiones Apolo hace más de 50 años. El retraso confirma las numerosas dificultades que rodean a Artemis, con repercusiones no solo para la NASA, sino también para docenas de empresas privadas y agencias espaciales de todo el mundo que colaboran en el proyecto, incluida la Agencia Espacial Europea (ESA).

Hasta la fecha, el programa lunar iniciado hace siete años, siguiendo iniciativas anteriores, solo ha completado una misión no tripulada: Artemis 1, un vuelo demostrativo en noviembre de 2022 que verificó el funcionamiento del potente cohete Space Launch System (SLS) y Orion, la cápsula en la que los astronautas viajarán hacia nuestro satélite natural algún día. Esa misión, tras numerosos retrasos y aplazamientos por problemas técnicos, fue un éxito, pero aún puso de manifiesto numerosos problemas que, según la NASA, no pueden resolverse para finales de año, como se esperaba inicialmente.

¿Lo entendieron? ¡Bang… esto es otro golpe al corazón de los entusiastas de Marte como nosotros! Porque sin la Luna, como también admite la NASA, no hay Marte. Porque sin la experiencia adquirida por tripulaciones humanas en la órbita lunar o posicionadas en la superficie, se vuelve imposible diseñar un vehículo que pueda transportar personas a Marte de manera segura.

Esto retrasa significativamente, como estamos a punto de ver, las fechas más tempranas posibles para una misión a Marte. Siempre asumiendo que todos los sistemas nuevos funcionan perfectamente desde el principio. Porque de lo contrario, los tiempos de espera se volverían aún más bíblicos…

¿No me creen? Pues bien, hagamos un poco de matemáticas. Estamos en 2024, y la situación es la siguiente: la NASA aún no ha elaborado ninguna Hoja de Ruta precisa, no solo hacia Marte sino también hacia la Luna. Lo mismo ocurre con SpaceX, que, a pesar de un programa que incluye el lanzamiento preliminar de docenas de Starships no tripulados, sigue lidiando con lanzamientos de prueba orbitales en los que Starship está demostrando una escasa fiabilidad.

Es cierto que desde la famosa declaración de Kennedy en 1962 hasta la misión del Apolo 11, solo pasaron 7 años. Sin embargo, en ese caso (se trataba de ganar la «Guerra Fría» a toda costa), se creó una organización desde cero que podía contar con medio millón de científicos, técnicos e investigadores… ¡algo sin precedentes y probablemente algo que nunca volveremos a ver! Además, el objetivo era la Luna, ¡no un planeta como Marte, mil veces más lejos!

Dada la mayor complejidad, incluso en condiciones operativas óptimas, definir con precisión la arquitectura de las misiones, diseñar y construir las estructuras y vehículos necesarios, el regreso a la Luna -que la NASA ha definido como esencial antes de la misión marciana- no puede ocurrir antes de 2035.

El proceso de desarrollo de naves espaciales tripuladas es tradicionalmente largo y complejo. Diseñar, construir y probar lleva tiempo, incluso con una financiación significativa y objetivos ambiciosos. Esto significa dedicar al menos otra década para aprovechar la experiencia adquirida en la Luna, diseñar definitivamente la arquitectura del salto a Marte y probar todos los materiales.

Por lo tanto, la fecha del primer aterrizaje humano en Marte no podría ocurrir, en el mejor de los casos, antes de 2045 o 2050. El problema radica precisamente en ese «mejor de los casos»… porque sabemos muy bien que la realidad será diferente de las predicciones optimistas.

No todo saldrá según lo planeado… hay que tener en cuenta las reconsideraciones, las pruebas fallidas, la inestabilidad política, el apoyo público vacilante y la fragilidad del sistema en un mundo condicionado por el terrorismo… Todos estos factores, en mi opinión, impedirán que la misión se cumpla antes de 2065…

Lo sé, todo esto es muy triste porque significa que muchos de nosotros nunca veremos a los humanos pisar Marte. Y viviremos el resto de nuestras vidas con la conciencia de haber perseguido un espejismo que se ha vuelto cada vez más lejano e inalcanzable para nosotros. Qué pena, ¿no le parece?

Te puede interesar:

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba