CienciaTecnología

🌾 La Agricultura en el Futuro [ 🎬 DOCUMENTAL ]

Y veamos cómo será la agricultura

Las granjas estarán protegidas por espantapájaros de Inteligencia Artificial, las patatas estarán modificadas genéticamente para pelarse solas al cocinarlas, y habrá invernaderos dentro de contenedores de envío camuflados construidos por City Rebels que no quieren comer los alimentos controlados y patentados por las megacorporaciones. ¿Y qué tipo de piscifactorías futuristas se están construyendo bajo el agua, en las profundidades del océano, un lugar menos conocido por los humanos que el espacio exterior?

Viajemos primero a los campos abiertos, donde los agricultores luchan por proteger su tierra

El documental:

Te puede interesar:

La Agricultura en el Futuro:

Bienvenidos a la última cosecha. Los agricultores naturalistas siguen defendiendo sus formas naturales de cultivar. Luchan contra las regulaciones gubernamentales que intentan cerrarlos para proteger el medio ambiente, y también luchan contra las corporaciones que están patentando todo lo relacionado con la agricultura y utilizan cultivos modificados genéticamente.

La mayoría de los agricultores naturalistas se han adaptado a los tiempos cambiantes. Ahora emplean robots. Los robots cosechadores trabajan 24 horas al día, siete días a la semana, y en cualquier tipo de clima. Los drones vuelan sobre los cultivos para monitorizarlos, inspeccionar los robots y contar el ganado.

Los robots cosechadores utilizan cámaras y tecnología de reconocimiento de color para ver cuándo una fresa está lista para ser recolectada. Hay máquinas automatizadas de ordeñar vacas e incluso espantapájaros de Inteligencia Artificial equipados con emisores de ultrasonidos y láseres para repeler las plagas de insectos.

Utilizan cámaras de infrarrojos para trabajar de noche y también utilizan el sonido y la luz para disuadir a las plagas más grandes, como las aves y los roedores. Estos espantapájaros de Inteligencia Artificial actualizan sus tácticas en función del comportamiento observado de las plagas.

Para plantar los cultivos, se utilizan drones de bioinyección equipados con mecanismos para inyectar las semillas directamente en el suelo desde el aire, lo que minimiza la alteración del suelo y elimina la necesidad de caminos para caminar y conducir entre los cultivos. Incluso los paneles solares de las granjas son robóticos y siguen los movimientos del sol durante el día y el año.

Pero incluso con todos estos robots de alta tecnología, los agricultores independientes no pueden competir con las grandes cosechadoras corporativas. Estas corporaciones compran toda la tierra y utilizan una tecnología aún más avanzada, como la inteligencia artificial de última generación, que se alimenta de los datos de una granja a través de sensores y cámaras, aprendiendo a predecir los rendimientos de los cultivos y los brotes de enfermedades.

Estas corporaciones lanzan sus propios satélites para monitorear sus granjas e incluso monitorear la tierra de los agricultores independientes. Se utiliza nanotecnología en el suelo para monitorear las condiciones, mientras que las nanopartículas administran fertilizantes y pesticidas. Incluso en estas granjas abiertas, la gente se pregunta dónde está la línea entre los alimentos naturales y los artificiales.

Hay una línea que los agricultores naturales no cruzan, y es la línea de usar alimentos modificados genéticamente, como nueces hipoalergénicas que han sido modificadas genéticamente para eliminar proteínas alergénicas, o papas que se pelan solas, diseñadas con una piel que se cae naturalmente cuando se cocinan.

Luego está la cosecha guiada por color: las verduras o frutas se modifican genéticamente para cambiar el color de la hoja o incluso de la piel justo antes de madurar, o los cultivos se pueden programar genéticamente para que maduren al mismo tiempo.

Por ejemplo, las cepas de tomates se alteran para desactivar una proteína que controla el proceso de maduración; un segundo gen se modifica para reaccionar a un compuesto no tóxico que se rocía o se agrega al agua, lo que activa la proteína de maduración, iniciando el proceso de maduración al mismo tiempo en todos los tomates.

Y luego está un nuevo campo de estudio con inversiones crecientes en la creación de organismos híbridos de plantas y animales: los rasgos de plantas y animales se combinan genéticamente para crear un árbol que produce leche o una vid que produce carne.

Las corporaciones patentan su ingeniería genética y sus técnicas de cultivo, y algunos países incluso les permiten patentar semillas naturales, lo que convierte a la naturaleza en la propiedad intelectual de las corporaciones. Los agricultores se ven obligados a comprar las semillas modificadas de las corporaciones, semillas que han sido modificadas para usar solo los nutrientes, fertilizantes e incluso agua de la propia empresa. Los cultivos que producen estas semillas también han sido modificados para no poder producir más semillas que puedan replantarse.

Las corporaciones también trabajan en revivir y patentar especies extintas de alimentos, como antiguas variedades de uva, arroz y trigo romano, e incluso especies extintas de mariscos cultivadas en granjas submarinas. Al mirar hacia abajo en el agua, no solo hay peces nadando, sino también drones robot. Los drones acuáticos trabajan en la plantación de cultivos, la colocación de larvas, la limpieza de mariscos y la recolección de los cultivos oceánicos.

Hay jaulas submarinas de peces y bosques de algas marinas que se cosechan para obtener alimentos y biocombustibles, mientras que las granjas de algas flotantes producen el superalimento espirulina. Las almejas, vieiras y mejillones se cultivan sobre cuerdas flotantes.

Cuando se trata de cultivar alimentos marinos, no se necesita agua dulce preciosa y las granjas submarinas están protegidas de los cambios climáticos en la superficie. Los robots de mantenimiento inspeccionan las estructuras submarinas, las redes y el equipo, mientras que los robots de recolección de microplásticos filtran las partículas de plástico del agua.

Estos robots submarinos están construidos para ser resistentes a la alta presión, las bajas temperaturas y la corrosión del agua salada. El océano es un lugar desafiante para la agricultura, los humanos han tenido más éxito en enviar máquinas como rovers y satélites al espacio que en enviarlas a las partes más profundas del océano.

Algunos pescadores utilizan drones de pesca para dirigir y guiar de forma autónoma su propio banco de peces, lo que permite que los peces sean libres pero estén bajo control. Estos pastores de peces robóticos también funcionan como escoltas de seguridad, utilizando el sonido, la luz e incluso la proyección holográfica para proteger a los peces de los depredadores y los cazadores furtivos humanos y los piratas.

En lo que respecta al suministro de energía a las grandes granjas oceánicas, las corporaciones están invirtiendo en la recolección de energía geotérmica de los respiraderos volcánicos submarinos, mientras que las granjas oceánicas más pequeñas están alimentadas por campos solares flotantes y generadores de energía eólica y undimotriz. Las algas se utilizan para crear biocombustibles.

En el fondo del Océano Atlántico, los ingenieros corporativos están construyendo una granja vertical submarina experimental. Es una estructura submarina de varios pisos que aprovecha la energía de los gradientes de temperatura para producir electricidad utilizando la diferencia de temperatura entre las aguas profundas y superficiales del océano.

Los diferentes niveles de la granja vertical submarina proporcionan diferentes condiciones de vida para que crezca una variedad de especies marinas comestibles de plantas y animales. La estructura submarina recibe el nombre de Jardín de Neptuno.

Los ingenieros oceánicos trabajan en la terraformación de partes del océano cerca de las ciudades. Experimentan con el acondicionamiento del agua, alterando la química del agua mediante la introducción y eliminación de determinados productos químicos, nutrientes y gases para crear las condiciones óptimas para el cultivo de determinados organismos marinos. Los robots perforan el lecho marino e inyectan los nutrientes y minerales necesarios, creando zonas fértiles.

La huida se convierte en una disciplina arquitectónica y la ingeniería que se centra en el diseño y la construcción de áreas submarinas artificiales.

Las impresoras 3D biológicas se utilizan para construir estructuras de arrecifes artificiales que promueven el crecimiento de algas, mariscos y otra vida marina. Los robots escultores del lecho marino remodelan el fondo del océano para crear depresiones, zonas elevadas y tallar túneles y canales en el lecho marino para formar nuevas corrientes y vías fluviales. Los nadadores fuertes, como el atún, prefieren las zonas con corrientes constantes, y los mariscos, como las ostras, los mejillones y las almejas, que son filtradores, también se benefician de las corrientes de agua terraformadas.

El valor del océano está aumentando, y las corporaciones empiezan a reclamar su propiedad, ya que los gobiernos se lo venden para mantener el control. Estas corporaciones cierran las playas y niegan a las comunidades pesqueras tradicionales el acceso a las aguas. Y luego está el controvertido mundo de la ingeniería genética, en el que las corporaciones modifican el código genético de la vida marina para que crezca más rápido y sea resistente a las enfermedades. También modifican las temperaturas elevadas del mar y la acidificación del agua, e incluso el sabor de los peces, que nadie quiere comer, para que sean más sabrosos y deliciosos.

Los bancos de peces tienen todos el mismo aspecto, ya que los peces son clones unos de otros, criados para tener el mismo tamaño, peso y sabor. Y en un mundo en el que las grandes criaturas marinas se han extinguido, los científicos genéticos han creado otras nuevas por bioingeniería. Las aguas abiertas están sembradas de calamares gigantes modificados genéticamente y de rápido crecimiento. Con el tiempo, empiezan a mostrar signos de inteligencia avanzada.

Hay muchos miedos: el miedo a que existan amenazas desconocidas para el medio ambiente que provengan de los residuos biológicos modificados genéticamente producidos por estas granjas de nueva generación; el miedo a que las especies modificadas genéticamente empiecen a superar en número a los animales naturales; y el miedo a lo que sucedería si todo fuera igual, creando una monoagricultura global, un mundo sin biodiversidad natural y muy dependiente de la tecnología.

Los teóricos del apocalipsis predicen un día en que una amenaza desconocida podría crear un efecto dominó de destrucción global. Llaman a este futuro evento «La Cascada».

Justo fuera de las ciudades, la humanidad gobierna la producción de alimentos en imponentes granjas biodomo, grandes cúpulas controladas por el clima que controlan por completo el clima interno, simulando cualquier condición necesaria para una variedad de cultivos y protegiéndolos del clima cambiante del exterior. No hay intercambio de materia, ni siquiera de aire, ya que los cultivos se recogen localmente en las zonas urbanas. Esto evita las interrupciones del suministro de alimentos causadas por las tensiones geográficas y las extorsiones políticas.

Cultivos de biodomo abastecen los supermercados de la ciudad y hacen entregas a domicilio

Viajemos al centro de las ciudades, donde hay pequeñas granjas urbanas y drones gubernamentales vuelan por encima monitoreando la calidad del aire y la contaminación acústica. La primera granja de rascacielos celebra su 20º aniversario. Estos cultivos verticales de frutas y verduras se encuentran en el centro de los parques urbanos o se colocan en árboles.

Son creaciones orgánicas naturales de Frankenstein, ya que las ramas de diferentes árboles frutales se cortan y se pegan a una incisión en un árbol huésped. Las ramas y el árbol huésped se fusionan entre sí. Este proceso se llama injerto. Un árbol puede cultivar hasta 40 tipos diferentes de fruta.

En los sótanos de los restaurantes se cultivan diferentes tipos de microgreens. Estas granjas de interior utilizan recetas de luz. Las luces LED están programadas para una frecuencia, intensidad y espectro específicos para cultivar cada especie de planta de la manera más eficiente posible. Al igual que una receta de cocina, los bioinformáticos pueden incluso cambiar el color de las hojas, la forma, el tamaño, la textura e incluso el sabor. Algunos restaurantes sirven alimentos modificados genéticamente de forma única, como mariscos luminiscentes que brillan.

Las personas que viven en estas ciudades pueden pedir a domicilio esta comida de nueva era. Oliver, un niño con múltiples alergias alimentarias, abre una caja de comida de Neutrogene Foods. Cada artículo de la caja se cultiva a medida y se modifica genéticamente para eliminar los alérgenos, lo que le permite disfrutar de comidas sin preocupaciones.

Algunas personas optan por cultivar su propia comida en sus propias cocinas. Un dispositivo popular es una máquina similar al CNC del tamaño de una mesa que funciona como un sistema automatizado de cultivo de microjardines domésticos. Puede cambiar de herramientas para plantar, regar, mantener y cosechar las plantas. Puede plantar diferentes semillas en la plataforma creando un mapa y gestionar cada semilla con diferentes cantidades de nutrientes, agua e iluminación.

Algunas personas tienen biorreactores de mesa micro en sus hogares. Estas son granjas personales de algas para cultivar algas densas en nutrientes como la espirulina o la clorella.

En el mundo de la ingeniería genética, los contenedores de bioalimentos son autosuficientes y están hechos de organismos vivos que regeneran los microalimentos directamente en el contenedor. También existen kits genéticos para el hogar, como el «Libro de cocina del alquimista». Félix, un aventurero gastronómico, corta un tomate de su huerto interior de cocina. Ha utilizado la edición genética para infundirle una mezcla única de especias a nivel genético. Para el postre, cogerá de su mini invernadero de cocina una mini sandía con el sabor combinado de una lima.

Flora, una diseñadora gráfica, se maravilla con las verduras luminiscentes que ha cultivado en su huerto de cocina. Pero no todo el mundo está contento de comer alimentos de estas grandes corporaciones que intentan controlarlo todo. Algunas personas se esconden porque ciertos países no quieren que su gente cultive su propia comida por temor a contaminar los alimentos regulados, y las megacorporaciones que tienen patentes impiden que la gente corriente cultive sus propios alimentos.

Los canales de noticias se aseguran de que el público recuerde esto mostrando lo que sucede cuando la gente come alimentos no regulados. Informan de historias de personas que acaban en urgencias con síntomas nunca antes vistos, en sótanos y en contenedores de transporte camuflados.

Los rebeldes construyen invernaderos de bricolaje; son los punks de las plantas. Se construyen granjas de setas automatizadas en los sótanos, y los tejados albergan sistemas de acuaponía para la piscicultura a pequeña escala.

Se construyen granjas de insectos comestibles dentro de edificios abandonados, donde se cosechan gusanos de la harina y grillos. Algunos granjeros de insectos trabajan en modificaciones genéticas para cambiar el sabor y hacerlos más apetecibles para quienes no están acostumbrados a comerlos. Las ciudades han prohibido estas granjas de insectos, considerándolas plagas que propagan enfermedades.

Estos punks de las plantas han hackeado piezas de recolección de agua de lluvia prohibidas y construyen reflectores de luz solar, espejos ocultos en los edificios y disfrazados de ventanas para reflejar la luz solar en las zonas sombreadas y en los tragaluces de los sótanos. También modifican genéticamente las plantas para que tengan sistemas de raíces que crezcan verticalmente manipulando los genes que controlan el desarrollo de las raíces. Los tomates, la lechuga, el boniato, el maíz y las hierbas se modifican para que sus raíces crezcan en estructuras verticales estrechas y compactas.

Estos cultivos crecen en paredes y en tubos estrechos, ideales para entornos urbanos con espacio horizontal limitado. En algunas ciudades, hay grandes grupos de agricultores ciberpunks que juntos dirigen mercados negros basados en blockchain. El más grande se llama Neon Bazaar y funciona con la moneda Dark Deli, que está respaldada por el valor de los cultivos cultivados en el subsuelo.

Este mercado descentralizado permite a los agricultores ciberpunks intercambiar sus productos cultivados en tejados y sótanos por otros recursos, todo ello sin el radar del estado de vigilancia de la ciudad. Las entregas con drones se realizan por la noche para evitar ser detectadas. Otros mercados negros funcionan como organizaciones sin ánimo de lucro para garantizar una distribución justa de los alimentos cultivados en la comunidad, distribuyendo su cosecha orgánica a los que la ciudad ha olvidado.

Un grupo de ingenieros botánicos marginados crea Seeds, una plataforma de blockchain para el comercio de semillas raras y modificadas genéticamente, semillas que son cultivos alimentarios de rápido crecimiento y resistentes a las enfermedades. Este mercado negro de intercambio de semillas se convierte en un salvavidas para las granjas urbanas secretas de toda la ciudad.

Las semillas que han sido modificadas y patentadas por las corporaciones empiezan a aparecer en el mercado de intercambio de semillas. Un hacker de Inteligencia Artificial conocido solo como Green Thumb está realizando ingeniería inversa de las semillas patentadas por las corporaciones y eliminando el código genético que requiere fertilizantes y nutrientes fabricados solo por la corporación. Green Thumb circula por Internet liberando estos secretos comerciales.

¿Conservará la gente su soberanía alimentaria o las corporaciones controlarán todo? ¿En el futuro, los humanos seguirán preocupándose por los alimentos cultivados de forma natural en la cocina de la Madre Naturaleza o se acostumbrarán a los cultivos de laboratorio modificados genéticamente con precisión, adaptados a todos sus deseos?

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba